fbpx

Historias de un libro

“Autobiografía. Por el camino de la emancipación” de Mario “el Negro” Aguirre

 Autobiografía. Por el camino de la emancipación (Germinal Ediciones, Rosario, 2009) es el libro en que Mario “el Negro” Aguirre realiza el recorrido de su vida, desde su infancia rosarina hasta sus últimos días en su querida ciudad de Baradero (provincia de Buenos Aires) donde su último sueño -y tarea- fue concretar la instalación de un puerto de aguas profundas que refuerce el comercio y los lazos entre nuestro país y las demás naciones latinoamericanas, además de ser una salida nacional y pública de la producción argentina hacia el mundo.

Conocí al Negro en los años noventa cuando construimos una red nacional de agrupaciones políticas para enfrentar las políticas neoliberales que ejecutaba el menemismo. Trabamos relación desde nuestro agrupamiento rosarino, el Encuentro para la Victoria Argentina -EVA-, con el “Centro de Estudios  Arturo Jauretche” de la ciudad de Baradero, cuyo principal referente y nucleador era ese ser maravilloso que fue Mario Aguirre.

En aquella ciudad de la provincia de Buenos Aires, un puñado de compañeros resistían la entrega del patrimonio nacional y la política económica dictada por el FMI que llevaba adelante el gobierno nacional de Menem y Cavallo. Además del centro de estudios, contaban con un espacio en un periódico local y un programa de radio.

La amistad y el compañerismo se fue afirmando en los diversos Encuentros de la Militancia que realizamos por aquellos años duros años noventa.

Compartir una tarde con el Negro en su hogar familiar de Baradero, sentarse a escucharlo con el mate en la mano era mezclarse entre las columnas de jóvenes estudiantes y de trabajadores de los Rosariazos, o imaginar las asambleas en el puerto de Rosario al lado de los laburantes (“el dirigente sindical, nene, tiene que estar todos los días al lado de los laburantes, convivir con ellos, sufrir lo que ellos sufren). Escucharlo era también revivir los debates y las acciones del movimiento obrero rosarino durante las décadas del 60 y el 70, o enterarse del vasto anecdotario de su extensa detención en diferentes mazmorras de la última dictadura cívico-militar junto a personalidades como Jorge Cepernic, Lorenzo Miguel, Miguel Lastiri y Carlos Menem, para nombrar solo algunos.

Mario era un incansable charlador que contagiaba a los jóvenes, inclusive en aquellos años que trabamos relación donde la fiesta neoliberal parecía eterna y la política conformaba una actividad caída en el máximo descrédito. Mario, ante ello y con toda su experiencia sobre los hombros, era un hombre activo que destilaba solidaridad y contagiaba sus ganas de transformar el mundo.

Por aquellos años Mario comenzó a redactar, en capítulos, los distintos momentos de su vida, entusiasmándose con dejar su legado por escrito. Una tarde en el comedor de su casa me mostró “el mamotreto” como le llamaba a un voluminoso anillado donde había recopilado lo que venía escribiendo. Constituía un documento histórico elaborado por un protagonista de los hechos políticos y sindicales de la historia reciente de Rosario y de todo el cordón industrial.

Lo fuimos convenciendo de convertirlo en el libro que estamos comentando. Por tratarse de la recopilación de sus memorias políticas tiene un valor documental sobresaliente ya que es muy difícil hallar publicaciones producidas por dirigentes sindicales; para los rosarinos en particular tiene el valor agregado de ser una experiencia de vida de un dirigente sindical de la ciudad que llegó a alcanzar reconocimiento nacional.

Autobiografìa… salió publicada en el año 2009. Por el libro desfilan las diferentes circunstancias de su vida:  la llegada familiar a Rosario cuando él tenía ocho años, su amor por el barrio Tablada, las influencias decisivas de su padre y sus tíos Ramón y Manuel en la adolescencia, sus primeros pasos laborales como empleado del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Nación y, rápidamente, como delegado de la Asociación de Trabajadores del Estado hasta asumir las máximas responsabilidades de ese sindicato en nuestra ciudad.

Desde esos primeros años en los que fue haciendo sus primeras armas en el sindicalismo, Mario se interna a narrar las duras circunstancias políticas y económicas vividas por el conjunto de la sociedad rosarina después del golpe de estado de septiembre de 1955, las peligrosas militancias durante la época Resistencia Peronista, la casi desconocida visita de Isabel Perón a Rosario en 1965, el surgimiento de la CGT de los Argentinos en el final de los sesenta.

Mario analiza el contexto social en el que se produjeron los Rosariazos de 1969, de los que se acaban de cumplir cincuenta años; muy especialmente el que es conocido como el “Rosariazo obrero” de septiembre, que lo tuvo como protagonista principal siendo uno de los dirigentes máximos de la CGT rosarina y al que define con gran sagacidad como “el hecho maldito de la ciudad.

Un párrafo aparte merece el capítulo dedicado a la cinematográfica y tensa entrevista de Mario con el General Perón en la residencia madrileña de Puerta de Hierro a fines de noviembre de 1971. Encuentro compartido -a la fuerza y sorpresivamente- con otros dirigentes sindicales con quienes no lo unía justamente una relación fraternal que lo pinta de cuerpo entero a la hora de ir al frente y no callarse nada.

Ezeiza, las crecientes tensiones y enfrentamientos al seno del peronismo, los inicios de la represión y el golpe de estado cívico militar de marzo de 1976 pasan bajo la pluma y el recuerdo de Mario Aguirre. Siempre recostándose en la anécdota, en los incesantes hechos que se iban sucediendo día a día en aquellos vertiginosos años, el Negro va hilvanando la vivencia personal y grupal con los hechos históricos; narra -permitiéndose el humor ante semejante circunstancia- su detención en compañía del derrocado ex gobernador de Santa Cruz Jorge Cepernic en un cine de la ciudad de Buenos Aires mientras asistían a una función de la película Tora tora sobre el ataque japonés en Pearl Harbor; describe la convivencia, discusiones, bajezas y grandezas en la prisión entre el grupo de los corruptos y el de los subersivos, como se llamaban los dirigentes tras las rejas.

El libro sale a la calle 

Llegó el momento de presentar el libro y acompañamos a Mario en los numerosos actos organizados a tal fin. Estaba feliz de poder dejar su experiencia de vida -de lucha- al conjunto de quienes sentía sus compañeras y compañeros. La primera fue en el salón de la sociedad italiana de ciudad que lo vio nacer: Baradero, donde lo vimos emocionarse hasta las lágrimas ante la ovación de la gente que había llenado el local. Le siguió la presentación en Rosario en el histórico salón de actos de ATE de calle San Lorenzo junto a uno de sus compañeros de luchas, Héctor “el Colorado” Quagliaro.

Después de Rosario fuimos a la ciudad de Santa Fe, donde además de la presentación  en la feria del libro realizada en la ex estación de trenes ante una fervorosa barra juvenil que lo aclamaba, realizó una segunda presentación al día siguiente en el local de ATE ante más de doscientos delegados con los que dialogó del libro y de su militancia gremial.

Después vino la presentación en la ciudad de San Nicolás en el marco de la feria del libro de la ciudad metalúrgica. Fue la última. Nos quedó trunca la presentación programada en el local de ATE-Capital y su deseo de llevar el libro a la patagonia, al noroeste y a cada rincón de la patria donde lo quisieran recibir y escuchar.

Partió por esos días hacia las pampas de la memoria, porque para militantes y dirigentes como él no habrá olvido.

Nos dejó su libro -que hoy compartimos- y tantos otros materiales (editoriales del períodico, grabaciones del programa de radio, cartas, etc.) con los que predicó hasta el último día de su vida pensando y obrando desde el corazón de los grasitas, recorriendo y avanzando siempre por aquel sendero que le  gustaba definir como el camino de la emancipación.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.