fbpx

Culturicidio. Por Francisco Romero

Culturicidio. Historia de la Educación Argentina (1966-2004) parte de una frase de Sartre: Habremos de ser lo que hagamos con aquello que han hecho de nosotros y de un interrogante: ¿Qué subjetividades se constituyeron en nuestra educación pública durante ese período?” Para responder tal pregunta, su autor Francisco Tete Romero se interroga acerca de los estados generales de la cultura y la educación, y en qué clase de país se desarrollaron los procesos que hicieron posibles dichos estados.

Para el escritor, no se puede explicar la clase de colonización política y económica que padecimos durante la dictadura de 1976 y en la larga década de los 90, si no descubrimos la colonización cultural, lingüística y pedagógica de nuestras subjetividades. “He ahí la razón del concepto culturicidio. Operó como contraseña para meterme en los pliegues profundos de nuestra vida social durante los años de saqueo y horror, para que en diálogo con genocidio me permitiera adentrarme en las aguas turbias de nuestra historia. Ahora padecemos un nuevo culturicidio, pero bajo formas y dispositivos tecnológico-comunicacionales mucho más complejos y sofisticados, que requieren de un ejercicio riguroso de nuestro pensamiento crítico”, esto es lo que desarrolla el autor al referirse a sus libros.

Es por estos procesos que Francisco Tete Romero menciona por qué sale a la luz Culturicidio 2. Cultura, Educación y Poder en la Argentina 2004-2019. Ensayo clave para indagar cuáles son las representaciones culturales que fundan las prácticas sociales que hicieron posible el retorno al gobierno del neoliberalismo, en qué consiste este nuevo proceso de colonización de las subjetividades y en cómo producir las rupturas de las matrices culturales y educativas que nos colonizan tanto el pensamiento, como los sentimientos y el lenguaje. En palabras de su autor: “Por eso este nuevo ensayo, como el anterior, no se conforma con el análisis e interpretación de qué nos pasa en términos culturales y educativos, sino que propone una Agenda Específica de qué hacer en cultura y educación para revertir a corto, mediano y largo plazo el grave cuadro de situación que hoy nos aqueja”.

Francisco Tete Romero nació en Resistencia en 1963, y es escritor y docente. Profesor en Letras, egresado de la Facultad de Humanidades de la UNNE. Director Académico Instituto de Educación Superior de la Fundación Mempo Giardinelli. Publicó, entre otros textos, las novelas “Eclipse de mujer” y “La próxima lluvia”; el ensayo “Culturicidio. Historia de la Educación Argentina (1966-2004)”, con ediciones en Venezuela y Cuba; “Escribir desde nuestras orillas”, “Épica de lo Imposible” y “Tesis para una Pedagogía de la Emancipación”. Este año saldrá su novela “Oler la tempestad”. Dirige las colecciones de Editorial Contexto. Conduce una columna radial quincenal “La   educación   como   derecho   social” en Radio FM Sapucay, de Resistencia. Escribe en la revista digital Proyecto Bohemia, el ensayo Tesis para otra Historia del Chaco, y colabora con la Revista Cultural Con Fervor. Integra el Manifiesto Argentino y forma parte del Colectivo Pedagogía de la Emancipación. Fue Presidente del Instituto de Cultura y Ministro de Educación del Chaco (2007-2013), Presidente del Consejo Federal de Cultura (2008-2009), Coordinador del Plan Nacional de Educación Obligatoria y Formación Docente del Ministerio de Educación de la Nación (2013-2014) y Director Nacional de Asuntos Académicos y Políticas Regionales del Ministerio de Cultura Nación (2014-2015).

Prólogo de Mempo Giardinelli

A continuación compartimos el prólogo del libro Culturicidio 2. Cultura, Educación y Poder en la Argentina 2004-2019, escrito por Mempo Giardinelli:

Quienes conocemos y apreciamos a Tete Romero desde hace más de un cuarto de siglo, sabemos y valoramos su espíritu riguroso, su inagotable afán investigativo y su envidiable grado de concentración. Con esos argumentos nos ha brindado una notable obra narrativa, innumerables textos críticos, originales reflexiones y agudos análisis políticos, especialmente profundos en lo atinente a las políticas educativas. Y ahora, este nuevo  Culturicidio que evoca y profundiza el primer Culturicidio que hace años hiciera escuela, de pensamiento educativo y cultural.

Cuando en el duro presente nacional de mediados de 2019 millones de compatriotas contemplan azorados y –en los cuatro puntos cardinales de la República– padecen la etapa de mayor descalabro institucional de la República Argentina, Tete Romero ofrece a la nación entera este libro que, en mi opinión y cabalmente, deberá ser considerado como uno de los más intensos y valiosos trabajos de memoria y prospección del devenir de nuestro pueblo y sus desdichas, esperanzas y recuperaciones.

Escribo estas palabras en vísperas del proceso electoral de Octubre de 2019, cuyo resultado para millones de argentin@s es de esperar que signifique el fin del llamado «Macrismo», entendido como el último y más contundente sistema destructivo de la industria y el empleo, de la moneda nacional y de la producción y la exportación, así como de la salud, la educación y la previsión social. Y sistema que durante más de tres años ha derrumbado sin alma ni concierto –y con la misma frialdad de los sistemas dictatoriales autoritarios que conocimos como nazismo, estalinismo y franquismo– un desarrollo nacional que no era ideal ni mucho menos paradisíaco pero sí tenía reglas y senderos que aseguraban el desarrollo y la equidad. Normas de coexistencia, digamos, que por supuesto implicaban diálogos arduos pero democráticos, y sobre todo garantizaban al menos la esperanza de una vida que más allá de contradicciones y retrocesos contenía y alentaba la certeza en un futuro mejor.

Ahora, mientras redacto estas ideas, compruebo una vez más que en la realidad pavorosa que vivimos sucede todo lo contrario. No hay futuro en este rumbo. Cerca de 50 millones de habitantes de esta república –más allá de altibajos, conflictos, decisiones erradas y contradicciones que inevitablemente hubo durante el gobierno popular 2003-2015– echan de menos aquellos primeros años de este siglo y milenio. Que fueron intensos pero ascendentes, en todos los rubros y sentidos, porque la centralidad política y social de la gestión del gobierno kirchnerista procuró ardorosa y casi tozudamente convertir a la Argentina en lo que verdaderamente llegó a ser: una nación luchando por afirmar su identidad, su autodeterminación y su soberanía, con la mirada puesta principalmente en el lento pero no pausado desarrollo de oportunidades en beneficio principal de los sectores más postergados de todo el territorio nacional.

Ese proceso, lento, complejo y en algunos aspectos hasta contradictorio, pero sin dudas de balance positivo, dibujó una nación en proceso de autoafirmación, de desarrollo sostenido, de recuperación y ejercicio de todos los derechos. Eso que el enorme indígena mexicano que se llamó Benito Juárez definió impecablemente: «El respeto al derecho ajeno es la paz». Pero eso también que ahora, en menos de cuatro años, está siendo revertido brutalmente por la desalmada instauración de políticas neoliberales fundamentalistas que aplicó y aplica todavía –mientras se escribe este texto– el gobierno que encabeza ese sujeto intelectualmente precario al que sostienen los grandes poderes del planeta y que se llama Mauricio Macri. Y sujeto que alcanzó la cima del poder en este país del extremo sur americano, porque se dio la repetición advertida hace más de medio siglo por Arturo Jauretche, ese otro enorme estadista –nuestro y bonaerense de Lincoln– en el sentido de que «la clase media es experta en resucitar cada tanto a sus verdugos».

Esos son los contextos en que hay que leer este libro necesario que es, en esencia, una revisión que reinterpreta, corrige y mejora las tesis del primer Culturicidio, que Tete Romero ofreció a la nación hace tres lustros.

Ahora ha revisado y reescrito aquellos textos, y ha parido otros más con la agudeza que proveen los años. Así, la nueva organización en capítulos se ocupa ahora, puntualmente y con precisión, de los hechos determinantes que desde 2004 hasta nuestros días delinean el estado de la Argentina en materias educativa y cultural, entendidos tales conceptos a la vez como visiones panorámicas y propositivas, o sea puntualizaciones imprescindibles para autocríticas y relanzamientos.

Así como aquella primera edición de Culturicidio, publicada en 2004, tuvo una extraordinaria recepción y circulación nacional, no dudo que ésta va a empardar la enorme lectoría de entonces porque, como apunta el propio Tete Romero en su introducción, «ahora padecemos un nuevo culturicidio, pero bajo formas y dispositivos tecnológico-comunicacionales mucho más complejos y sofisticados, que requieren de un ejercicio muy riguroso y renovado de nuestro pensamiento crítico».

De hecho, el solo repaso temático que anticipa el índice de este libro es una promesa. Desde el postulado de Tete Romero de que no se puede ni pensar en la transformación de la Educación Superior sin pensar en «la defensa integral e irrestricta de la Educación Pública en su conjunto», las propuestas de «desmontar el mito de la universidad isla» y los compromisos con una educación nacional y popular que no sólo garantice la asistencia de los hijos de familias provenientes de sectores emergentes, son vías para la resignificación de conceptos fundamentales como el de la autonomía y el de la extensión universitaria.

Tete Romero es un docente de enorme experiencia, y su sabiduría luce una vez más en este libro que no dudo en juzgar necesario y que, si por mí fuera, ya deberían estar leyendo todos los colectivos pedagógicos, sindicales, políticos, económicos y culturales de nuestro país.

Y es que, como también se postula en estas páginas, el precepto de Diego Tatián sigue blindado: «No puede haber reforma educativa, sin reforma social». Y a él responde Tete Romero, con su vida y con su obra.

De todo eso trata este libro necesario, audaz e irreverente.

Resistencia, Chaco, Mayo de 2019.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.