Trama de la música de la región

Rosario, Santa Fe, Argentina

Mi mirada es la de un vecino del barrio que desde la niñez escuchó música con pasión desordenada, con curiosidad, intuitivamente, con una sensibilidad atenta, con oídos abiertos a músicas y letras que sobrevolaban la intimidad permitiendo que la invadieran y le brindaran, color y calor. Es la óptica de quien descubrió de pequeño, en la casa de su abuela, una discoteca tan grande que no la podía abarcar, no solo con sus oídos sino tampoco con sus ojos absortos. Un templo con la mejor música clásica que se había grabado y editado hasta esa época y por sus más grandes intérpretes. Me subía a aquella silla para lograr abrir la tapa del combinado y alcanzar el brazo con la púa dorada, deslumbrado y emocionado una y otra vez con el mismo respeto a esas músicas y músicos monumentales … y a la memoria de mi abuelo. Era un privilegiado y no lo sabía, lo supe mucho más tarde.


Después llegó una guitarra y con ella zambas, chacareras, cuecas, bailecitos, tangos, boleros, milongas, el rock and roll, música andina, candombes, bossa nova, el rock a secas, canciones italianas, españolas, judías y el jazz en todas sus formas.


Más tarde ingresé al mundo de las grabaciones profesionales y, con ello, a la experiencia de escuchar, entender y grabar con músicos de diferentes géneros, siendo traductor necesario para que esas obras llegaran con la mayor fidelidad a los oyentes. Es decir, grabaciones volcadas posteriormente a soportes de vinilo, casetes, CD, pendrive o plataforma digital. Se sumaron, además, algunos años como operador de sonido en vivo.


Esta historia personal facilita la mirada para desentrañar la trama de la música popular de la región? Probablemente no sea suficiente para estructurar una teoría sobre ella, pero sí para reconocer y difundir con criterio a sus intérpretes y compositores.


Por Rubén Bass


Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.