Devaluar debilita la gobernabilidad y empeora la situación social

Documento de análisis de la coyuntura económica del Movimiento Evita

Con la disparada del dólar ilegal (blue) y de los dólares especulativos en la bolsa de valores (dólar bolsa y dólar contado con liquidación), sumado a la retención especulativa de granos por parte del sector agroexportador, los grupos concentrados (autodenominados: el mercado) volvieron a la carga con la necesidad de devaluar oficialmente la moneda nacional. Los argumentos que esgrimen son diversos y no casualmente confusos, entre ellos, por ejemplo: “el gobierno emitió muchos pesos durante la pandemia”, “faltan dólares en el Banco Central”, “la economía argentina no es competitiva”, “hace falta generar más dólares para pagar la deuda externa y no caer en default”, entre otros.

En el presente documento mostramos empíricamente la falta de rigurosidad de cada uno de estos argumentos y analizamos los verdaderos motivos políticos y económicos que están detrás de este nuevo golpe de mercado.

I. No hay fundamentos económicos para devaluar

Los argumentos económicos que pueden justificar una devaluación son cuatro: 1) la necesidad de volver más competitiva la economía; 2) La necesidad de disminuir las importaciones; 3) el argumento liberal de que sobran pesos circulando, y 4) el argumento financiero de que tenemos que devaluar para acumular dólares para pagar los vencimiento de la deuda externa.

En la situación actual ninguno de estos argumentos pro-devaluatorios tiene sentido económico. A continuación se analizan cada uno de ellos:

  1. Respecto al argumento de la falta de competitividad externa.

La Argentina devaluó la moneda nacional un 80% entre enero 2018 a octubre de 2020, en ese periodo el precio del dólar subió 360% (de $18,73 a $87). Esto hizo que los salarios promedios medidos en dólares bajaran un 60% y el PBI per cápita cayera un 55% desde comienzo de 2018 a la actualidad. Una caída enorme que una devaluación profundizaría en forma instantánea.

Fuente: Indec

Respecto a la competitividad externa de nuestro país, en la actualidad el índice de tipo de cambio real multilateral muestra que es similar a la del promedio año 2010.

Fuente: Indec
  • Respecto al argumento de que la economía argentina no genera dólares genuinos suficientes con este valor del dólar oficial.

Desde fines de 2018 hasta mitad de 2020 Argentina acumuló un superávit comercial de 23.200 millones de dólares. Por otra parte, si tomamos sólo el II trimestre de 2020 el monto de las exportaciones de bienes y servicios superó al de las importaciones en 4.971 millones de dólares durante esos tres meses. Estos son valores similares a los de finales de 2007 (superávit de Balanza Comercial 4.971 millones de dólares y en la Cuenta Corriente 2.824 millones de dólares)

Fuente: Indec
  • Respecto al argumento de que en la Argentina sobran los pesos.

Para analizar si efectivamente sobran pesos en la Argentina hay que analizar las dos dimensiones del dinero: como crédito y como dinero circulación. Respecto al primer fenómeno se observa que Argentina es uno de los países de la región que menos crédito otorga al sector privado (15% del PBI). Mientras que países como México otorga casi el doble (29% del PBI), Brasil 4 veces más (64%), el promedio de América Latina y el Caribe es de 48,5% del PBI y el mundial de 90% del PBI.

Por otra parte, si analizamos la cantidad de dinero que circula en la economía, la Argentina ocupa, (junto con México) el peor nivel de circulación Monetaria en comparación con el tamaño de su economía. En conclusión, en la Argentina faltan pesos para financiar la producción y faltan dólares para financiar la fuga de los grupos concentrados de la economía.

Páises Crédito Bancario al Sector Privado (en % del PBI Masa Monetaria Circulante (en %del PBI)
Argentina 15% 40%
Brasil 64% 98%
México 29% 40%
Chile 86% 83%
Haití 18% 52%
EE.UU 52% 93%
China 165% 197%
Australia 136% 136%
Haití 18% 52%
Promedio América Latina y el Caribe 48,5% 69%
Promedio Mundial 90% 127%

Fuente: Banco Mundial

  • Respecto al argumento de que hacen falta más dólares para pagar la deuda Externa.

La Argentina está despejando vencimientos en dólares a través del proceso de renegociación de la deuda externa. viene de un proceso de sobreendeudamiento utilizado por el macrismo para el proceso de dolarización y fuga de los grupos concentrado. Sin embargo, la renegociación de la deuda llevada adelante por el gobierno del frente de todos despejó el escenario de pagos de deuda con el sector privado por los próximos 4 años. Para terminar de despejar el horizonte financiero queda avanzar en un plan de renegociación de la deuda con el FMI por 45.000 millones de dólares, a sabiendas que dicho dinero no está en el país, sino que el gobierno de Macri lo utilizó para financiar la fuga de capitales al final de su gobierno. Este crédito tiene dos años con vencimientos fuertes en 2022 y 2023.

El campo agroexportador retiene artificialmente la venta y liquidación 5.000 millones de dólares para secar intencionalmente la plaza y presionar para la devaluación.

II. Las consecuancias de devaluar son todas perjudiciales

  • Acelera la inflación y aumenta la pobreza. Los grupos concentrados productores de alimento trasladan el aumento del dólar a los precios precio de los alimentos de la canasta básica y esto aumenta la pobreza y la indigencia. Un aumento del dólar del 80% del dólar oficial llevaría a la pobreza a 3 millones de personas.
  • Achica del mercado interno y genera más recesión. Sobre llovido mojado: la economía cayó durante los últimos 2 años del gobierno de Macri 7,2%.  Durante 2020 se estima que va a caer 12% como consecuencia de la pandemia. Un aumento del dólar al doble de su valor oficial, como pretenden los grupos concentrados, haría caer aún más el poder adquisitivo de los ingresos en el sector formal e informal de la economía.
  • Aumenta el déficit Fiscal. La devaluación aumenta el déficit fiscal porque aumenta el gasto público necesario para compensarla. El gasto publico aumenta porque: a) suben los precios de los bienes que compra el Estado con la inflación, b) crece la necesidad de aumentar las transferencias compensatorias de ingresos a los sectores vulnerables debido a los efectos sociales que genera el escenario de inflación con recesión y c) aumentan los pesos necesarios para pagar los intereses y el capital de la deuda publica nominada en moneda extranjera (deuda externa). Por otra parte, la recaudación tributaria cae, en términos reales, producto de la recesión. La combinación de este fenómeno aumenta el déficit fiscal y debilita aún más las finanzas públicas para impulsar la recuperación económica.
  • Acentúa la Estanflación. La devaluación va a profundizar el escenario de inflación y a demorar la necesaria recuperación pos-pandemia. Este escenario de mayor inflación con estancamiento económico es lo que se denomina estanflación
  •  Debilita la Gobernabilidad. La devaluación con estanflación (estancamiento + inflación) debilita la gobernabilidad porque demora la recuperación económica y quita herramientas al Estado para reactivar la economía y combatir la inflación.

III. ¿Quienes ganan entonces con la devaluación y por qué lo hacen?

Si la devaluación es tan dañina para el bolsillo de la población, ¿por qué se promueve tan enfáticamente desde ciertos sectores del poder?

La respuesta es sencilla, porque es el instrumento más eficaz para concentrar la riqueza y ganar plata sin invertir. Argentina fue de los país que menos invirtió en activos productivos y el que más se endeudó en 2019 (ver cuadro 4)

Páises Inversión en Activos Físicos (% del PBI. Año 2019) Deuda Externa (En % del Ingreso Nacional). Año 2019
Argentina 13% 65%
Brasil 15% 32%
México 21% 38,50%
Chile 22%
Haití 28% 26%
EE.UU 21%
China 43% 15%
Bolivia 19% 36%

Fuente: Banco Mundial

El mecanismo que utilizan los grupos concentrados argentinos para hacer negocios sin invertir en maquinarias es el siguiente:  primero, traen dólares del exterior endeudando al Estado. Luego compran esos dólares baratos y se los llevan al exterior. Hasta acá es lo que hicieron durante el gobierno de Macri.

A partir de allí hacen lo que están haciendo ahora, presionan para devaluar en una pulseada con el gobierno en la que utilizan como espada el dólar ilegal, el dólar bolsa y los principales medios de comunicación, (todos instrumentos que ellos controlan).  Finalmente, si logran torcerle la mano al gobierno y se devalúa podrán licuar sus deudas en pesos, subir los precios libremente y comprar activos argentinos a precio de remate. La deuda generada en todo este proceso queda como herencia para el pueblo.

En conclusión: no hay argumentos económicos para devaluar, la pelea por la devaluación es política y forma parte de una puja de poder en la cual los grandes grupos económicos ven la posibilidad de ganar aprovechando la debilidad económica y social que genera la combinación de la herencia del gobierno de Macri  y la pandemia del Covid 19. Las consecuencias sociales y económicas son evidentes: aumento de la inflación, profundización de la recesión, agravamiento de la pobreza y aumento de la desigualdad social. El objetivo económico de quienes la promueven es claro: volver a ganar dinero sin invertir. El objetivo político de quienes la impulsan también: debilitar la gobernabilidad de un gobierno popular.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.