Política provincial para abordar consumos problemáticos y adicciones

Entrevista a Mariano Romero vocal de APRECOD en la provincia

¿Qué es Aprecod, cómo funciona y desde cuándo en la provincia?

APRECOD es la Agencia de Prevención del Consumo de Drogas y Tratamiento Integral de las Adicciones que durante la nueva gestión pasó a pertenecer al Ministerio de Desarrollo Social. Si bien la Agencia es creada durante la gestión anterior y en aquel momento funcionaba en la órbita del Ministerio de Gobierno, ya existían desde larga data reparticiones específicas para la temática como la DGA que APRECOD viene a reemplazar.

¿Cuál era la situación en la que se encontraba dicha agencia cuando asumió el gobierno del Frente de Todos?

La Agencia se encontraba con una estructura raquítica, casi sin personal propio aunque con algunos profesionales muy valiosos que venían de la gestión anterior, todo se focalizaba en Rosario y Santa Fe. Había muy pocos convenios con instituciones de perfil muy variado que iban desde capacitación hasta tratamientos terapéuticos residenciales o ambulatorios, de los cuales algunos no tenían ninguna vinculación con la Agencia más allá del financiamiento. Es decir, varias de las instituciones desconocían el circuito de derivaciones de situaciones de la Agencia pese a tener convenios porque no se utilizaban desde la Provincia sus servicios ni ellas conocían cómo podían vincularse a las herramientas disponibles. Y con un presupuesto 2020 que de no ser por la Ley de Emergencia no nos hubiera permitido ni siquiera sostener los convenios preexistentes de la misma forma en que venían.

Además, existían muchas desprolijidades con respecto a los convenios que en algunos casos eludían el área de monitoreo que es un área de control, mientras que los convenios que pasaban por dicha área sólo tenían un monitoreo vía correo electrónico, no presencial.

Por otro lado, existían convenios con Municipios y Comunas de una media de $20.000 anuales que respondían a proyectos que ganaban una suerte de “concurso” que la gestión anterior declamaba como una “Red de Municipios y Comunas”, estos eran proyectos que como se ve tenían un financiamiento casi nulo y que no obedecían a una lógica provincial articulada.

La prevención y el tratamiento de adicciones, implica un trabajo integral con otras áreas, ¿con qué ministerios, reparticiones o referentes barriales articulan la política de prevención?

Supuestamente el fundamento de que la Agencia se encontrara dentro del Ministerio de Gobierno, durante la gestión anterior, era la coordinación interministerial, pero en los hechos la Agencia estaba muy encerrada sobre sí misma, funcionaba como un compartimento estanco.

Hoy estamos trabajando codo a codo con otros Ministerios como el de Salud y con otras reparticiones dentro del mismo como la Subsecretaría de Niñez, tendiendo al abordaje integral pero también creando nuevos dispositivos o modos de articulación ya que hay determinadas situaciones y poblaciones específicas para los cuales no existía respuesta alguna más allá de algún parche ocasional y forzado que lleva siempre a graves consecuencias sobre las subjetividades de las personas que vienen atravesando situaciones de consumo problemático.

Además de esto venimos trabajando con gobiernos locales y organizaciones sociales y religiosas asentadas en el territorio que tienen un rol clave en los abordajes.

¿De qué manera organizan el trabajo territorial, cómo y quiénes intervienen?

Durante la gestión anterior no existían dispositivos comunitarios integrados a la red. De hecho, en los cinco departamentos del sur sólo había dos convenios con instituciones de abordaje comunitario: uno de ellas no tenía vinculación con la Agencia más allá del financiamiento (de hecho, el equipo de enlaces de APRECOD que realiza las derivaciones desconocía su existencia) y la otra pese a ser un Centro de Día, el convenio lo utilizaba para otra cosa.

Nosotros creemos que es fundamental la atención y el acompañamiento comunitario en casos de consumo problemático, porque una persona que terminaba un tratamiento y volvía al territorio, no tenía nada, nadie le realizaba un seguimiento y volvía con la misma falta de trabajo, en contextos de violencia, falta de acceso a la cultura y al deporte, etc. Se atacaba el consumo pero no al conjunto de vulneraciones con lo cual se producía un alto índice de reingresos a tratamientos residenciales, incluso cuando las personas habían tenido una buena adhesión previamente.

Nosotros refuncionalizamos convenios, hicimos muy pocos nuevos con el presupuesto mísero heredado y acordamos con SEDRONAR y las organizaciones sociales y religiosas que vienen sosteniendo dispositivos CAAC (Casa de atención y acompañamiento comunitario) la incorporación de éstos a la red provincial. Con lo cual sólo en el gran Rosario pasamos de tener cero dispositivos en barrios populares a realizar articulaciones de situaciones concretas con 16 dispositivos en menos de tres meses. Entonces cada pibe tiene su espacio de primera escucha en la cercanía, puede tener un tratamiento de umbral mínimo con los equipos profesionales que allí trabajan o complementar el tránsito de un tratamiento terapéutico de mayor nivel de intervención ya sea ambulatorio, previo al ingreso o después del egreso de un residencial.

La idea es que los pibes y pibas puedan tener un acompañamiento en su propio barrio, falta mucho porque hay muchos asentamientos y la provincia es grande pero en poco tiempo multiplicamos acciones ahí donde nunca existieron.

¿Cuántos centros de atención de adicciones hay en la provincia?, ¿son suficientes?, ¿proyectan abrir otros?

Nosotros hoy tenemos 23 convenios vigentes que venían de la gestión anterior y 3 que incorporamos en el segundo semestre, pero allí hay de todo, sólo algunos son de asistencia específica. La idea es multiplicar dispositivos con mayor cercanía territorial tanto en los asentamientos como en los distintos departamentos de la provincia y multiplicar las plazas para tratamiento específico, ya que si hoy tenemos plazas disponibles (que cada vez son menos conforme comenzamos con nuestra gestión) es sólo porque hay una demanda que no venía llegando a la Agencia.

¿Ustedes trabajan vinculados con la salud privada y pública? ¿Cómo articulan esa intervención?

En realidad el consumo problemático está enmarcado dentro de la salud mental, con lo cual todo lo que tenemos desde APRECOD que son convenios con instituciones privadas que brindan tratamiento específico están en la órbita de Salud. Pero además de eso cada situación que nos llega tiene que tener una referencia de salud, que si no la tenía previamente la creamos principalmente con los centros de salud o con los SAMCO.

¿Cómo afectó la cuarentena y esta pandemia a los barrios y de qué manera se agudizaron los problemas de adicciones?

Por un lado, profundizó carencias socio-económicas preexistentes, que son clave para entender el consumo problemático como algo integral o como una más de muchas vulneraciones que padecen las personas. Y por el otro, en estructuras subjetivas que presentaban esquizofrenias o psicosis previas que acompañaban al consumo, agudizó esos padecimientos y nos han llegado muchas situaciones de duales1.

El tratamiento de adicciones exige la inserción laboral o educativa, un proyecto de vida, en un momento de incertidumbre, ¿cuáles son los programas para incluir a los jóvenes afectados por la crisis, la falta de oportunidades y de trabajo?

Le verdad que en este sentido no había nada durante la gestión anterior y es uno de los desafíos que pretendemos modificar. Allí va a tener un rol fundamental el programa Santa Fe Más2 recientemente lanzado y tenemos otros proyectos que pretendemos desarrollar en el curso de la gestión que apunten a la inserción laboral con la mirada más social que requiere la problemática porque si no puede llevar a personas con tratamientos avanzados a frustraciones que son contraproducentes.


1) Duales: Personas que tienen más de una problemática de salud mental.

2) Santa Fe Más: Programa del gobierno de Santa Fe para incorporar a los jóvenes de 16 a 30 años en un proyecto socioproductivo. El trabajo es el eje central, se articula el programa entre sindicatos, empresarios y el Estado para articular formación, prácticas laborales u organizar unidades productivas.

Línea de atención gratuita por adicciones y consumos problemáticos

141 (funciona las 24 horas)

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.