Rosas y San Martín: Soberanía nacional

Rosas y San Martín: Soberanía nacional

La historiografía argentina ha sido generadora de polémicas en cuanto a sus sujetos históricos más relevantes.

Todos aquellos hombres y mujeres que desde 1810 hasta nuestros días, han sido actores políticos protagonistas de hechos colectivos trascendentes en la vida nacional, han sido puestos en la lupa de historiadores y de la sociedad en general.

Sus actuaciones públicas y privadas, así como sus acciones, que influyeron en curso histórico argentino, están sometidas al escudriñamiento social.

En este sentido, todos tienen luces y sombras.

La historia no es una construcción ficcional donde, como en una narrativa fílmica contemporánea, los buenos se alinean de un lado y los malos del otro, donde en la mayoría de los casos, los buenos o políticamente correctos, son héroes finales.

La dinámica y los vaivenes de nuestra historia nacional, anclada en disputas de interés materiales concretos, con diversas ideologías como ropaje externo, nos exhiben a nuestros “próceres” de las efemérides escolares en un escenario difuso.

El proceso de construcción independentista argentino tuvo en San Martín, una figura central y neurálgica de nuestro pasado histórico.

No solo por sus acciones militares, como el cruce de Los Andes, el impulso a la independencia de Chile y Perú, sino esencialmente por un pensamiento político, no siempre abordado e invisibilizado por sus acciones bélicas, que es ejemplarizador en términos de desprendimiento personal y en apartarse de pujas intestinas estériles.

Es por ello que eligió, voluntariamente el exilio y su clásica figura sobre su caballo blanco en la cordillera andina, lo impulsa y proyecta, tal vez, como (junto a Belgrano, Monteagudo y Dorrego) como expresión del sentido nacional de unidad, soberanía territorial, independencia y libertad.

Contario sensu, Juan Manuel de Rosas, es un emergente del debate historiográfico y político argentino, hasta el día de hoy.

Con adhesiones y detractores, que, con énfasis profundo, aún siguen debatiendo su obra de gobierno y su accionar público.

El acceso al poder de Rosas en sus dos períodos, el primero con las Facultades Extraordinarias y el segundo con la Suma del Poder Público en sus manos, lo aleja de cualquier pretendida institucionalidad y legalidad.

Pero, en ese período que gobernó, mitad del Siglo XIX, con ausencia de Estado Nacional, normas que emerjan de un Constitución Nacional, con interese materiales contrapuestos entre el interior y el puerto de Buenos Aires y la descarnada guerra civil que nuestro país exibio entre unitarios y federales, imposibilitaban la constitución de un marco normativo.

Con ausencia de formatos normativos e institucionales clásicos y concretos.

Las críticas de la historiografía liberal argentina hacia el personaje Juan Manuel de Rosas, pueden ser atendidas en este sentido, pero como todo hecho histórico fáctico debe ser contextualizado en su justo término.

La presencia de un marco histórico referencial es necesario en el análisis de cualquier hecho histórico. Y, tal vez Rosas, no haya puesto atención o prioridad en la institucionalidad.

En su correspondencia epistolar, como fuente histórica, se verifica esto último.

Argumentaba sus motivos, que el juicio histórico, aceptará o desechará.

Pero existió una conducta publica y política, que es reconocida por propios y extraños: la defensa de la soberanía nacional, de su territorio y de la independencia argentina.

Los conflictos con países limítrofes, en particular frente al bloqueo y desafío abierto de la alianza Anglo-francesa, la más poderosa en el mundo en ese momento, pone de relieve la férrea voluntad y convicción en la defensa de la soberanía nacional.

Este es el punto de contacto entre ambas figuras de nuestro proceso de constitución nacional.

El 17 de agosto de 1850, fallece el General Don José de San Martín y en su testamento, deja expresamente aclarado que su sable corvo, símbolo de mando, sea entregado al General Juan Manuel de Rosas, por su defensa de la Soberanía nacional.

Este hecho, posee una dimensión simbólica múltiple que ubica a San Martín y Rosas, aunque en perspectivas históricas diferentes, en una misma línea histórica en defensa de la soberanía nacional.

La historiografía revisionista argentina, en figuras como Ernesto Palacios, José María Rosas, Ernesto Saldías, Manuel Galvez, Fermín Chavez, Norberto Galazzo, Jorge A. Ramos, entre otros, tomaron este gesto histórico, como una unidad transversal de defensa de la soberanía nacional.

Esa Línea Histórica del campo nacional y popular, San Martín, Rosas, en el siglo XIX, donde fue agregado en el Siglo XX, Irigoyen y Perón constituye una visibilización neurálgica de nuestros próceres históricos en defensa de la soberanía argentina.

San Martín tuvo muy en claro en sus últimos días, a quien dejaba ese legado de militar, de un entrañable valor para él.

Recordo a su patria y a los defensores de la soberanía nacional.

La batalla de la vuelta de obligado, resistiendo a las pretensiones europeas, de navegar libremente nuestros ríos, sin reconocimiento de nuestra tutela sobre ellos, sosteniendo la defensa de sus intereses librecambistas, en detrimento de nuestros productos regionales nacionales, de nuestros puertos, nuestra auto determinación sobre impuestos, aranceles, en definitiva nuestra manejo autonómico como nación, era algo inadmisible para Rosas, como fue del mismo tenor, la presencia de los españoles en nuestra américa, cuando las acciones bélicas se desarrollaban, luego de la sanción de nuestra independencia.

El entramado de nuestro pasado histórico, en la primera mitad del Siglo XIX, los une, entrelaza y los hace depositarios, en clave histórico-político, de ser los máximos defensores de la soberanía territorial, económica y política de una nación en construcción permanente.


Bibliografía

Lorenzo Celso, Historia Constitucional Argentina. 2005

Ansaldi Waldo: Soñar con Rousseau y despertar con Hobbes. Una introducción a la formación del Estado Nacional. 1989

Busaniche J. Luis. Historia Argentina 1982

Feimann José Pablo- La sangre derramada-1998

Halperin Donghi, Tulio De la revolución de independencia a la confederación rosista-1980

Jose M. Rosa Historia Argentina T. IV 1992

Romero, Luis A. Las ideas políticas en argentina-1983

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.