Manuel Belgrano

Manuel Belgrano

200 años de su muerte: 20 de junio 1820/2020

250 Años de su Nacimiento: 3 junio 1770/2020

La historia es política, un análisis de la política del pasado, en función del presente también político. Conocer el proceso histórico argentino y utilizar por analogía el pasado para iluminar situaciones, contribuye en este momento y de manera fundamental, a la toma de conciencia de vastos sectores que estuvieron hasta ahora alimentados, ideológicamente por el liberalismo.

                                                                                                 Cro. Dr. Rodolfo Ortega Peña

Hubo un tiempo de desgracia para la Humanidad, en que se creía que debía mantenerse al pueblo en la ignorancia y por consiguiente en la pobreza, para conservarlo en el mayor grado de sujeción. Pero esa máxima injuriosa del género humano se proscribió como una producción de barbarie.

                                                                                                      Manuel Belgrano

La Historia Oficial relegó a Belgrano a un mero bronce, como ocurrió con San Martin. La historia oficial encontró en el homenaje formal de monumentos, calles, avenidas, una forma de ignorar a este hombre argentino. El día de su muerte, 20 de Junio, fue instituido como día de la bandera, un símbolo que en general no es tenido muy en cuenta por nuestra gente.

Ahora bien, Manuel Belgrano pertenecía a una familia acomodada de Buenos Aires (1). Había obtenido su título de abogado en España (2), hubiese podido tener un buen pasar casi óptimo en Europa, o continuar los negocios de su familia, pero no, decidió ponerse a disposición para cambiar las injustas condiciones de la vida, modernizar la economía, impulsar las nuevas ideas consecuencia de la revolución industrial. El mundo entraba en una fase de cambios, por lo tanto impulsaba en nuestra tierra, la necesidad de industrializar; en ese entonces estábamos lejos de constituirnos como nación, por lo tanto lo hizo en medio de un régimen colonial que iba en sentido inverso.

A sus intenciones de un país libre le sumó un plan de gobierno. En el consulado (3), se ocupó, como buen estadista, de la agricultura, ganadería, la situación del campesino, vías de comunicación; de razas de ovino y bovinos más convenientes para nuestros campos, de la introducción de nuevos cultivos, del fomento de la industria en forma permanente y en constante evolución, además se ocupó de la educación que consideraba que debía ser gratuita y obligatoria tanto para hombres como mujeres, niños y niñas, en igualdad de condiciones para todos los ciudadanos (4). Su lucha no solo fue en el terreno militar, más allá de las victorias o derrotas, se hizo evidente en lo cotidiano contra la incomprensión y la enemistad de los poderosos, a los que él llamaba los partidarios de sí mismo (5). Pionero de nuestro periodismo, participó activamente en el Telégrafo Mercantil, Semanario de Agricultura, Industria y Comercio y en El Correo de Comercio. Fue el único funcionario colonial que se negó a prestar juramento a su graciosa majestad durante las invasiones inglesas de 1806 y 1807 (6). Peleó junto a Liniers en la reconquista de Buenos Aires y tuvo un rol fundamental en las acciones políticas y militares de la Revolución de Mayo. Va a ser Belgrano quien presente el ultimátum al virrey Cisneros para su renuncia.

Como vocal de la Primera Junta apoya las ideas innovadoras de Moreno y luego marcha al Paraguay para imponer La Revolución; en el transcurso de esta misión dicta el Reglamento para el pueblo de las misiones, uno de los instrumentos jurídicos más moderno y revolucionario de nuestra historia, donde quedan explicados y garantizados, Los Derechos de los Pueblos Originarios (7).

En Febrero 1812 instala en Rosario, para la defensa de los ataques realista por el Rio Paraná, las baterías Independencia y Libertad y crea la Bandera Nacional y la escarapela (8).

Su durísima campaña en el Norte, incluye el glorioso Éxodo Jujeño y las victorias de Salta y Tucumán (9). Él admite su falta de conocimiento e impericia militar, que lo lleva a Las derrotas Vilcapugio y Ayohuma.

En su misión diplomática a Londres (10), Belgrano no dejará de señalar los manejos turbios de Manuel de Sarrratea y Bernardino Rivadavia, responsabilizando a estos dos personajes del fracaso de las tratativas.

Planteó su proyecto de Monarquía constitucional con un Rey Inca, proyecto apoyado por el General San Martín y el coronel Montonero Martín Miguel De Güemes (11).

No olvidemos sus graves problemas de salud y las enormes diferencias con el directorio de Martin de Pueyrredon (1819).

Belgrano nació Rico pero invirtió todo su capital económico y humano en La Revolución. Pero no se resignó a morir pobre y reclamó hasta los últimos días de su vida, su sueldo de $13.000 que por derecho le correspondía por haber servido a la patria.

Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano, nació el 3 de Junio de 1770, podría ser recordada esta fecha de nacimiento como el Día de la Industria Argentina, por haber sido Belgrano su primer promotor, pero por ironía de la historia o del deseo de los que promovieron el modelo agroexportador hizo que este homenaje a la industria nacional sea recordado el 2 de setiembre, que coincide con el mismo día, pero del año 1587, cuando se realiza la primera exportación argentina al exterior. En realidad este hecho se trató de un contrabando concretado por el obispo Francisco de Victoria. Quiero resaltar que Belgrano fue un hombre y un político extraordinario,que no vaciló en dar la vida por un proyecto de país con honestidad, coherencia, humildad y por sobre todo amor a la patria. Porque de algo estoy seguro, para Belgrano la patria era el otro.


Notas:

1) Su papá de origen genovés, fue Doménico Belgrano Peri y su mamá Josefa González Casero, tuvieron 16 hijos, tres muertos al nacer, los restantes tuvieron un promedio de vida de 54 años, con la excepción de María Florencia Belgrano que muere a los 19 años en un parto, muy común en la época. Manuel, muere a los 50, esto demuestra el bien pasar de la familia Belgrano. Diría Manuel de su papá: “La ocupación de mi padre fue la de comerciante y como le tocó el tiempo del monopolio adquirió riquezas para vivir cómodamente y le daba a sus hijos la mejor educación de la época. Pronto se incorporó a la elite comercial de Bs. As., amasando una fortuna”. (Autobiografia de Manuel Belgrano (1770-1810) estudio preliminar de Felipe Pigna ed. EMECE 2009).

2) Realizó estudios preliminares en el colegio San Carlos (jesuitas), sus estudios superiores en la prestigiosa Universidad de Salamanca en España, que en Derecho, era muy reconocida en Europa donde tuvo una formación Aristotélica-Tomista conociendo además las teoría del Padre Suárez, Rosseau, Montesquieu y John Looke, por ese entonces hervían las ideas liberales como en esos años se las llamaba, movimiento Intelectual que tomó forma en la Revolución Francesa. Y también influyeron en él los cambios que se venían operando como consecuencia de la Revolución Industrial. (Belgrano, Una Vida Ejemplar. Luis R Gondra).

3) Es evidente que tanto su padre como Belgrano, tenían buenos contactos, en octubre 1793, casi recién recibido de Abogado en 1787, es nombrado Cónsul, antes de la creación del mismo el 30 de Enero 1794 por Real Cédula. A su regreso a Buenos Aires, se hace cargo siendo Cónsul del reino con 23 años de edad; en este organismo se encargaría de los asuntos de economía, industria, agricultura y comercio. La corona le daba el empleo a este joven, pero no podía imaginar que sería una pesadilla para los intereses de la corona en tierras americanas. Ya en esta época, Inglaterra empieza a ejercer su influencia en el mundo, con la muerte de Luis XVI (1793), surge la coalición que va a ser la primera de siete, entre el Reino Unido, el Papado, Portugal, Holanda y demás principados contra Francia su eterna rival. La situación entre Ingleses y españoles tendrá consecuencias en América, con la entrada de buques ingleses a las colonias. Mientras en esta parte del mundo se agitaban los vientos del derecho del hombre y el ciudadano propalados por la revolución Francesa (1789). En este contexto arriba Manuel al Rio de La Plata, un 7 de Mayo de 1794, con mucha ansiedad y sueños de cambios profundos. La tarea principal del consulado era la formación de juntas para protección y fomento del comercio con jurisdicción en el Virreinato Rio de la Plata que debían cumplir instrucciones de la corona (Carlos IV) y facilitar la circulación interior en beneficio de la agricultura, industria, comercio. Todo esto aprovechó Belgrano para difundir sus ideas basadas en la naciente economía política proponiendo medidas de progreso y desarrollo de estas tierras. Según el historiador Pedro Navarro Floria, los consulados modernos creados en el siglo XVIII, surgieron con un carácter colonial, en el marco de las llamadas reformas borbónicas, para la sujeción económica y política de América. Pero al generar el ámbito de reunión y disenso entre los grupos dominantes en la colonias servirán de punta de lanza de la ruptura con las metrópolis, en la medida en que los modos de acumulación capitalista de esos comerciantes empiezan a tener contradicciones fuertes con las pretensiones de la corona acerca del papel de las colonias, digamos que fueron tomando conciencia y fueron forjando un carácter pre revolucionario, es decir Belgrano lidiaba con todas esta elite de comerciantes cuyo objetivo era defender sus intereses particulares que prevalecían en las juntas del consulado, “Hombres que por sus interese individuales posponían los del bien común”, así los llamaba Belgrano. Casi todos eran comerciantes españoles designados por el rey para las Juntas que trataban de agricultura, industria y comercio para propender la felicidad de las provincias. En realidad, no querían perder poder, estas elites, por eso se creó el consulado. Se discutía si los cueros debían considerarse frutos del país o no, dado que era la principal exportación legal virreinal, discusión que venía desde 1793 y que se vinculaban con los grandes negocios como la trata de esclavos que por Real Cédula de 1790, que reemplazaba el asiento de esclavos que ejercía el gobierno en forma monopólica por la del Comercio Libre de Negros, a los efectos de evitar que saliera la plata de Potosí, o sea el intercambio de esclavos por frutos del país. A esto, Belgrano lo llamaba “horrendo comercio”.

Para ese entonces los labradores (productores agrícolas) como los ganaderos (hacendados) también empezaban a expresar sus intereses, que eran opuestos a los intereses de los mercaderes del consulado y del Cabildo porteño, de esta manera se iban armando los grupos de interés que pasarían con el tiempo a intervenir en la política nacional (formación de la oligarquía) y que van a definir los destinos del país hasta nuestros días. Con esta realidad tuvo que luchar contra los intereses monopolista y actuar en consecuencia con su plan de gobierno. Por último, propone a la tierra (que va ser la base de poder) y la agricultura como base de la economía con el planteo de una reforma agraria con parcelas productivas. Claro está que Belgrano tenía una visión fisiocrática y liberal con una sorprendente adaptación a nuestra realidad y se manifiesta abiertamente contra el latifundio (Correo de Comercio con fecha 14 de Abril y 23 de Junio de 1810): El Labrador debe acceder a la tierra que trabaja. Con relación a la industria, propone la subvención a las artesanías e industrias locales y la protección de las misma, señalando: “La importación de mercaderías que impiden el consumo de las del país y perjudican el progreso de nuestras industrias, llevan necesariamente a la ruina de la Nación” (SIC). Como vemos, Belgrano se manifiesta abiertamente proteccionista: Fomentar la agricultura, animar a las industrias y proteger el comercio e industria en un país agricultor (Memorias presentadas en el Consulado en 1802). Increíble, la capacidad que tenía Belgrano de sintetizar valores e ideas fisiocráticas (Quesnay)  y el liberalismo (de Adam Smith), propio del realismo económico de los autores Italianos como Genovesse o Galiani, un realismo que podría calificarse como hetereodoxia. Tenía una actitud crítica que buscaba adaptar la realidad del Rio de La Plata, tomando en cuenta las particularidades y necesidades de la región (Juan Carlos Chiaramonte, 1960).

4) En lo referente a la educación, Belgrano recibió la influencia de Manuel de Salas, chileno que tuvo rica actuación en el campo de las ciencias sociales y económicas, partidario de la independencia chilena y americana, con él compartió las inquietudes de desarrollo y crecimiento como también la enseñanza técnica. Ambos en materia educativa estaban muy adelantados con relación a las prácticas de su tiempo. En la época en que Belgrano se hace cargo del consulado, la educación era totalmente deficitaria, en su informe de 1797, destaca la mala calidad educativa. El entendía a la educación gratuita y obligatoria de la que debería hacerse cargo el Estado, para el conjunto de la sociedad (adultos, adolecentes, niños, niñas, mujeres y hombres sin distinción) y proclamaba la igualdad de género, pensaba que la mujer educada ayudaría a las familias y dignificaría a la mujer, esté pensamiento fue acuñado por todos los fundadores del proyecto nacional San Martin, Moreno, Monteagudo, Belgrano, Castelli, hombres que pensaron la patria para todos, la gran patria Americana y Federal. La diferencia que representaban Rivadavia, Sarmiento, Mitre es decir unitario, un país chico productor de materias primas en la pampa húmeda (Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba) como provincias viables, por eso entendían la educación entre iguales, vale decir solo la educación para la aristocracia, para la gente decente, a decir de ellos, el pudiente. Por este modelo desde el centralismo porteño, van a accionar saboteando a la Banda oriental, al Artiguismo, a los federales, al Ejército del Norte, al de los Andes, al punto de que van hacer renunciar a San Martin en 1821, no pudiendo este concretar su objetivo de sacar para siempre a los Españoles del Alto Perú, llevándose los laureles Bolívar. Por esta razón armaron en materia de educación 70 años después la ley 1420 con el propósito que sirviera en función del proyecto agro exportador.

Belgrano, en 1798, redactó el primer proyecto de enseñanza estatal, libre, gratuita y obligatoria. Presentando lo que es hoy la Argentina, proponía que los Cabildos creasen y mantuviesen con sus fondos escuelas en todas las parroquias de su jurisdicción y particularmente la campaña con fondos que recibían de las ciudades y villas. Proponía  que los jueces obligaran a los padres a mandar sus hijos a la escuela primaria. Todas las ideas de Belgrano quedaron reflejadas en Las Memorias Del Consulado:

1798: por real orden que el consulado se compusiese en igual número hacendados y comerciantes en mutua dependencia.

1799: Creación de Escuela de Dibujo y Escuela Náutica para pilotos.

1800: Necesidad de erigir un aula para enseñanza para la ciencia del comercio.

1802: Establecimientos de Curtiembre (fábrica) en el virreinato del Rio de La Plata.

1803: Navegación del Rio de La Plata.

1805: La necesidad de aumentar la población sin recurrir fuera de la frontera.

1806: Creación de la Escuela de Agricultura.

1807: Creación de la escuela comercio Exterior.

1808: Plan estadístico (hoy INDEC)

1809: Liberación del comercio exterior y contrabando.

(José Carlos Chiaramonte – Navarro Floria  -Belgrano y el Consulado)

5) En realidad Belgrano, siendo funcionario colonial, tuvo que enfrentarse a hacendados y comerciantes que intentaban en las juntas del consulado defender o sacar provechos económicos y políticos en función de sus intereses personales. Familias que poco a poco se transformaran en los apropiadores del país que sería Argentina, apellidos para nosotros ya conocidos: Gainza, Gaspar de Santo Coloma, Antonio García López, Ignacio de Ugarte ,Tomas de Anchorena, José Martínez de Hoz, Martin de Alzaga, Antonio Lezica, Martín de Sarratea, Francisco Escalada, etc. ¿Te suenan  estos apellidos? En fin,  como lo hicieron hasta hoy defendiendo sus intereses de clase. (Belgrano, Felipe Pigna, Edit.Planeta 2016)

6) Situación en Europa: Al derrotar completamente, en Trafalgar en 1805, a la Marina Española “la llamada la invencible”, Inglaterra se hace dueña de los mares, con esto surge nuevamente el proyecto del Almirante POPHAM que recibe la información del estado de indefensión en que estaba Buenos Aires de parte de Williams Carr Vizconde de Beresford. Esto pone en marcha el plan de defensa que ya había preparado Olaguer y Feliu en 1797 siendo virrey en el Río de la Plata y que hizo efectivo, por el nuevo virrey el Márquez de Sobremonte en 1804. Pero la sorpresa fue en 1806, más preciso el 27 de Junio cuando los ingleses por primera vez entraron en Buenos Aires y poco y nada hizo la autoridad colonial para defenderse, Belgrano hacía ya 10 años que integraba la milicia con el grado de Capitán, el reconoce su falta de vocación militar, pero registrarse como voluntario era signo de lealtad y su reconocimiento como oficial, era dado por su condición de integrante de la elite porteña. Beresford ocupó la ciudad y exigió el juramento de los funcionarios y el reconocimiento a su majestad Británica cosa que hicieron, mientras Belgrano escapó hacia Mercedes, en la Banda Oriental, a los efectos de reunirse con Liniers para iniciar la reconquista de Buenos Aires con el refuerzo de los paisanos de aquí.

La intención de los ingleses, era generar nuevos mercados para sus productos y en convivencia con parte de la burguesía comercial del puerto, poder introducir sus manufacturas es por esto que la primera medida autorizaba a toda persona que quisiera exportar e importar productos. Vale decir que a la elite porteña no le importaba cambiar de collar y hacer añico las industrias regionales, tal como pasó los años venideros, simplemente era afín a sus intereses personales y de clase. Se declaró a Buenos Aires, plaza libre y abierta, pagando derechos hasta saber la decisión que tomaría su graciosa Majestad Británica. Era sabido que la derrota de la primera Invasión Inglesa desembocaría en cambios profundos y por consiguiente en La Revolución de Mayo. Es que los jóvenes la mayoría de las familias más respetadas se enrolasen y se sometiesen a las leyes de la disciplina, reclutando por las calles y formando levas, esto dio lugar al Regimiento Nº 71 (lo llamaron así por el Reg.71 de HIGHLANDERS ESCOCESES, que era un regimiento de elite británico). Vestían de Rojo, como los casacas rojas del ejército inglés y se armaban con los mosquetes que posteriormente fueron tomados en la primera invasión Inglesa. Meses siguientes, se alistaron más de 8600 hombres entre 16 y 50 años y luego esas milicias se convertirán en Ejercito Permanente. Esta militarización voluntaria viene de tradición española, donde todos los súbditos concurrían en defensa de sus ciudades y se trasladó a América vía leyes de Indias, lo nuevo era que  los cuerpos de milicia no se disolvían por la amenaza de nuevos ataques, concluida la reconquista con Liniers a la cabeza y Belgrano.

En realidad no habían perdido los Ingleses el interés por dominar el Virreinato Río de La Plata; en tanto una expedición, con Whiteloke al mando, invade Montevideo y el grupo conspirativo contactado por Burke tampoco perdía esa ilusión (Guillermo White, Saturnino Rodríguez Peña, Manuel Padilla) que habían planeado la fuga de Bereford y de Denis Park Jefe del regimiento 71 de elite Inglesa. La idea era que los prisioneros de la primera invasión Inglesa convenciesen a sus pares para no repetir la conquista y colaborasen en instalar un gobierno  “Independiente ”, pero el 28 de junio de 1807, Whiteloke invadió Buenos Aires. Así Cornelio Saavedra se convirtió en coronel en jefe de Patricios, y Belgrano, segundo al mando con el grado de Sargento Mayor. Para el 7 de Julio la invasión había sido sofocada por las milicias populares; rindiéndose Whiteloke, con el juramento de evacuar Buenos Aires y Montevideo; Belgrano estuvo en toda la gestión. Estas invasiones avivaron los sentimientos de libertad e independencia en América y en los americanos, por primera vez empiezan hablar con franqueza de los derechos y autodeterminación de los pueblos en Buenos Aires.

7) En la expedición al Paraguay, Belgrano el 16 noviembre de 1810 funda la Villa de Curuzú Cuatiá (del Guaraní, Curuzú -cruz-, Cuatia -escrita o de papel-); por la importancia estratégica que tenía para el comercio en la región la ubicación de este pueblo. Además, dicta un reglamento para la planificación de la ciudad y funda una escuela que debía sostener el estado municipal y obliga a que cada colono de la zona, haga su casa en el pueblo.

A los que no tenían ocupación fija se los obliga hacer su casa en el pueblo y se les otorga, ½ legua cuadrada (1250 hectáreas) con el compromiso de cultivarla; el objetivo era que el pueblo tuviera 400 habitantes a los efectos de que tuviera categoría de villa que le permitía tener su propio Ayuntamiento (municipalidad). Este autoritarismo ilustrado que aplica Belgrano, resultó ser más democrático que las soluciones liberales al problema de tierra y techo. En el Reglamento de Las Misiones que dicta Belgrano, El pueblo de Yapeyú (donde nació San Martin) quedaba separado de la Villa de Curuzú Cuatiá, este reglamento político, administrativo y de reforma de los treinta pueblos de las Misiones firmado el 30 de Septiembre de 1810 en el campamento de Tacuari, es un modelo de ordenamiento constitucional donde se proclamaba la libertad de todos los naturales de las misiones, en su mayoría guaraníes para que gozaran de sus propiedades, un verdadero reconocimiento a los pueblos originarios. Suspendía el cobro de tributos por diez años para que puedan producir y vivir dignamente, creaba escuelas gratuitas en las primeras letras (primario), artes y oficios,  fomentaba el comercio del producto de las comunidades, proveía de semillas e instrumentos de labranza. Garantizaba la igualdad entre criollos y naturales absoluta y el derecho de ejercer cualquier empleo u oficio inclusive militar y eclesiástico y en cada pueblo la elección de un diputado para un futuro congreso, también la creación de una milicia de las misiones y con oficiales y jefes indistintamente naturales o criollos por orden al mérito y no como las milicias porteñas o provincianas en las que jefe y oficiales eran necesariamente patricios o pudientes, formando una aristocracia que diferenciaba del populacho o chusma como estos llamaban a suboficiales y tropa, costumbre que perduró en el ejército argentino hasta entrado 1990. Quien hizo la colimba sabe de la rivalidad y el menosprecio de los oficiales hacia suboficiales y tropa, así llegaron a deshonrar al ejército argentino creado por nuestro querido Gral. José Francisco de San Martin durante el período (1930-1976) con las interrupciones constitucionales, tortura, asesinatos, violaciones y desapariciones de militantes populares, intelectuales y pensadores nacionales convirtiéndose en brazo armado de la oligarquía argentina.

Se expropiaron las tierras y propiedades a los enemigos de la revolución y se dispuso el reparto gratuito de las mismas a los naturales, los gastos se cubrirían con multas al cuatrerismo. Los pesos y medidas serían equivalentes a los de Buenos Aires, esto era para evitar que los vivillos porteños los estafen a los naturales, las penas eran hasta perder sus bienes al estafador. Pena de muerte al que aplique castigos corporales a los trabajadores y  a los naturales. Belgrano remitió el original a la junta para su aprobación, obvio nunca se trató.

8) Pese al armisticio, los realistas de Montevideo continuaron las hostilidades, asolando con ataques navales a lo largo del Paraná, al mismo tiempo que el acuerdo con Elio ya no existía el triunvirato decidió instalar las baterías en los alrededores de Rosario. El 24 de enero de 1812 partía Belgrano con la tropa hacia el norte, antes instalaría en Rosario la primera batería llamada LIBERTAD, mientras pedía por nota al triunvirato el premiso para el uso de una escarapela, el 18 de febrero se autorizo la misma con la propuesta del color blanco y azul celeste, diseño de Belgrano. El 23 de febrero, ya había entregado las escarapelas a sus soldados para que la lleven con la convicción de que acaben de informar a nuestros enemigos de la firme resolución en que estamos en sostener la independencia de la América. Enterado Rivadavia, secretario del triunvirato y hombre fuerte de la política, no le gustó y no sólo eso, se lo hizo saber a Belgrano, es que el secretario y el gobierno, estaban más interesados en los acontecimientos de Europa, que en la indendencia, enterados de las relaciones de Inglaterra ahora aliada con España contra Napoleón, es que al fundador de la deuda externa, ya le había advertido el encargado de negocios de Gran Bretaña que si había una declaración apresurada de Independencia automáticamente cortaban relaciones con el gobierno del Río de la Plata por lo menos hasta que dure la relación con España (es que Inglaterra en función de sus intereses jugaba a dos puntas, y el triunvirato que defendía los intereses centralistas porteños buscaba el protectorado de Inglaterra.

El 27 de Febrero, Belgrano, instala la segunda batería que la bautiza con el nombre La Independencia y a orillas del Paraná enarbola la Bandera con dos franjas verticales blanca azul celeste la otra, esta fue cocida por una vecina de Rosario doña María Catalina Echeverría. Fue jurada esa bandera y enarbolada a orillas del Paraná, bajo el juramento: ”JUREMOS VENCER a los enemigos interiores y exteriores y La América del sur será el templo de La Independencia y La Libertad.” En realidad el color blanco representa a la monarquía y el celeste es color de la familia a Borbón, es que todo movimiento se hacía en nombre del rey ausente, don Fernando VII, “el deseado” así lo llamaban en Europa, lo cierto es que esta Bandera la usó San Martin en la campaña Libertadora. En Buenos Aires y el Litoral a partir de 1813 cambiará de forma y color, serán tres rayas horizontales dos celeste en sus extremos y una central color blanco como la actual, luego durante el régimen oligárquico (1860-1880) se le agregará un sol en su centro, llamándola bandera de guerra. Vale aclarar que el color celeste era el color de la logia Sociedad Patriótica que integraba entre otros Castelli, Moreno, Pasos, Belgrano, etc. también Belgrano usó este color como distintivo en el consulado.

9) Después de la derrota de Tacuari, Manuel es nombrado por decreto de Rivadavia, reemplazando a Saavedra, en el regimiento 1 de Patricios que había pasado de milicia a ejército regular, como general del Ejército de observación y del ejército del Norte, el gobierno central se garantiza por su convicción de hombre de orden y fiel al gobierno el cumplimiento de órdenes que se le pidiera. Se pone en marcha para recomponer el ejército destrozado por la derrota en el alto Perú (marzo 1812). Desde Rosario por el estado de salud viaja hacia Tucumán en carreta, arribando el 29/3/1812 (revista Todo es Historia Nº29). En su paso por las Provincias ve quejas, frialdad, lamentos, indiferencia, diría que nuestro Ejército “no está en país amigo” (SIC), pudo comprobar con tristeza y preocupación, el efecto que causaban las políticas centrales y liberales porteñas en el ánimo de la gente de las provincias del interior abandonadas a su suerte por los doctores de Buenos Aires. “Nos ven como verdaderos enemigos”, escribe informando al gobierno. En Jujuy el panorama era desolador la derrota de Huaqui, había dejado 1500 hombres hambreados, heridos y enfermos y solo contaba con 600 fusiles y 25 balas cada uno. En carta a Rivadavia le solicita armamento, municiones y todo tipo de enseres para comenzar la tarea de recomponer y organizar el ejército para instruirle en la santa causa que defendemos, en realidad,  pocas expectativas tenia Belgrano de recibir lo solicitado y había escaso entusiasmo por parte del gobierno por combatir al enemigo, Rivadavia era el hombre fuerte que la historia liberal exaltó hasta el cansancio. Nota mayo de 1812: Ejército y dinero era la exigencia para salvar a la patria. Con este panorama Belgrano logró poner en pie el maltratado ejército del Norte. Recompuso la disciplina gracias a la acción y solidaridad; con los más humildes y demás del pueblo, pudo conseguir lo indispensable para combatir al enemigo. La derrota de Cochabamba, abría las puertas al enemigo para invadir Salta y Jujuy, Belgrano sabía que la situación no daba para mucho, entre tanto le llega un oficio de Rivadavia reprochándole el uso de la bandera y el festejo del segundo aniversario de la Revolución de Mayo que organizara Belgrano para levantar el ánimo de la tropa y del pueblo y exaltar el patriotismo, ya que tenía enfrente un poderoso ejército al mando de Goyeneche (conocido como el carnicero) y su segundo al mando Pio Tristán.

Belgrano, el 29 de Julio de 1812 ordenó no solo la retirada del ejército sino de toda la población, dejando arrasado todo, casa, animales, objetos de valor y metales, etc. cosa de no dejarle nada al enemigo, nada que le pudiera servir, una medida drástica. La mayoría de la población cumplió perdiendo todo, salvo “Los DESNATURALIZADOS” como los llamaba Belgrano, la oligarquía local celosa de sus bienes e intereses y que además tenían contacto con el enemigo de quien había recibido el compromiso y garantía de preservar sus vidas bienes e intereses, negocios y propiedades. Así se conoció en la historia como el éxodo jujeño que se iniciaba, retirándose hacia Tucumán. El interés del gobierno central, proyecto unitario, es decir una patria chica, para ellos el norte era inviable y la idea era entregar el norte al enemigo, por eso la orden del gobierno es de replegarse a Córdoba. La diferencia del objetivo de modelo de patria que querían los hombres como Belgrano y San Martin, la gran patria americana, queda demostrado en la Batalla de Las Piedras el 3 de septiembre de 1812, efectivamente cuando el pueblo y ejército ya en territorio salteño a orillas del río Las Piedras era perseguido por una avanzada realista al mando del coronel Huici, Belgrano se plantó y decidió presentar batalla contraatacando con un pelotón de 200 soldados dirigidos por el coronel Eustaquio Días Vélez, el batallón de Cazadores comandados por Araos y el batallón de Pardos y Morenos y la artillería de Holberg, si bien no alcanzó para poner fin a la retirada,  el triunfo patriota sirvió para levantar el ánimo, la confianza y la moral y llegar en mejores condiciones a Tucumán y llevar preso a Huici y hacerse de armamentos y municiones. Recuperaron unos cien prisioneros caídos en mano de Tristán.

Enterado el pueblo tucumano, ganó el entusiasmo por la independencia, ante estos acontecimientos. El gobernador tucumano Bernabé Araoz y un conjunto de familias acomodadas le solicitaron al general que se plantase en Tucumán que él y el pueblo colaborarían en lo necesario para presentar batalla a los realistas, para no ser abandonados a su suerte. Apoyado por el mayor Gral. Díaz Vélez y el coronel Juan Ramón Balcarce encargado de las milicias del superior gobierno, y además entre ellos nuestro querido Coronel Dorrego (hombre federal y aguerrido soldado), Belgrano de inmediato ordenó la preparación del ejército para la guerra que se avecinaba. En tanto el gobierno central de Buenos Aires hervía, pues solo tenía un interés, defender los límites de su provincia, es decir los intereses portuarios. Con desobediencia debida, se aprestaba a la defensa de Tucumán y de la independencia americana, por supuesto bajo las amenazas, el héroe máximo del liberalismo, Don Bernardino, donde le manifestaba que lo esperaba un Juicio por el incumplimiento a las órdenes del gobierno, gracias a esta desobediencia por parte de Belgrano, los argentinos le debemos la independencia y la existencia como países; el 24 de Septiembre de 1812 se enfrenta el ejército chico contra el ejército grande en los campos de las carreras; como para tener una idea los realistas eran 4000, los nuestros 2000 soldados, en Pocitos Lamadrid con las milicias Los Dragones que comenzó a incendiar Pastos y provocó un desorden y desconcierto en las fuerzas realistas, frente al avance español Belgrano presentó Batalla, como dios es argentino, en medio de la batalla sucedió algo inesperado, de aquí que muchos autores lo califican como sobrenatural; de repente el cielo se puso oscurísimo por la aparición de una descomunal manga de langostas, es decir un fenómeno natural, esto provocó un efecto muy fuerte en los realistas que confundieron a los insectos con balas del enemigo y el oscurecimiento a un designo divino (atenti, tuvimos una suerte) y a esta hay que ayudarla y para eso estaba la caballería gaucha tucumana que se llevó puesto al enemigo, una maniobra dirigida por Dorrego. Se quedaron con todo el parque de artillería lleno de armas y municiones y una cantidad de enemigos prisioneros. Ganada la batalla, el ejército se repliega a la capital provincial para militarizarla. Justo es el día de la Virgen de las Mercedes, quien seguramente puso su granito de arena y por supuesto Belgrano le dedicó su triunfo proclamando a esta Virgen Generala del Ejército. Este triunfo provocó una movida en Buenos Aires; el 8 de octubre se produce la caída del triunvirato dando paso al Segundo Triunvirato (Paso, Rodríguez Peña y Álvarez Jonte) convocando al congreso general, que pasaría a la historia como La Asamblea del año XIII, ésta confirmaba en el cargo al general Belgrano que una vez conocida la noticia de la caída de Rivadavia, hace jurar nuevamente la bandera celeste y blanca y marcha hacia Salta donde es acogido por el pueblo con esperanza y entusiasmo, dispuesto a colaborar con Belgrano para la reorganización logística y  proveer la necesidades del mismo; como vemos la guerra de la independencia e incluso el ejército de los Andes dos años más adelante se hará con la ayuda popular fundamentalmente. Ya el 17 de febrero de 1813 el ejército desde la hacienda de Castañares, cortaba rutas y comunicaciones al enemigo. El 20 de Febrero se libra la batalla de Salta con un nuevo triunfo sobre los realistas y toma juramento de no levantar nunca más las armas contra las Provincias del Río de La Plata y permitir que se retirasen Jefes y oficiales hasta un armisticio o un canje de prisioneros como indicaba la costumbre. Más de 300 prisioneros incumplieron el juramento, formando el batallón de la muerte, a pesar de que Tristan lo cumplió.

En mi opinión, acá demostró impericia Belgrano y un grave error en haber dejado ir al enemigo, a pesar de que esa era la costumbre o el procedimiento después de una batalla. Creo que de haber estado el Gral. San Martin por experiencia y formación militar y viendo el estado de cosas de nuestro ejército y del enemigo, no hubiese dudado en pasarlo por las armas a todos los prisioneros. Máxime que como decía Manuel, tanto Pio Tristán como Goyeneche era dos desnaturalizados, criollos que levantaban sus armas contra sus pares y compatriotas; tal vez  Vilcapugio y Ayohuma hubieran tenido otro final.

Conocida la derrota de Napoleón en Europa los ánimos en Buenos Aires, eran muy favorables y ordenaron a Belgrano a seguir en el norte, pero en Buenos Aires había caído Rivadavia, pero no el proyecto del centralismo porteño, la burguesía portuaria y hacendados seguirá siendo el poder real, de manera que a Salta va Chiclana (hombre del triunvirato anterior) para hacerse cargo de la gobernación y que por supuesto, conociendo el paño, Belgrano no confiaba. El sitio a Montevideo no avanzaba (era una plaza importante para contener el avance realista). En realidad el interés del gobierno era derrotar a los federales (guerra civil) llevada adelante por Artigas y las provincias litorales, que invade Entre Ríos y destina los recursos a estos efectos, pues veía amenazado su poder y sus intereses de clase. Mientras Belgrano reclamaba los recursos que precisaba para continuar la guerra de la independencia, digamos a “un sordo como” Chiclana que le echaba la culpa a los comerciantes que no colaboraban pero lo que sospechaba Belgrano era de la falta de apoyo del gobierno central y se quejó todas la campaña por la desidia de Chiclana. Así Belgrano avanza sobre el norte con el grueso del ejército. En 1813 Goyeneche había sido reemplazado por Pezuelo, comandante realista, al cual se enfrentara Belgrano;  que sufre las derrotas en Anacanto (27 de septiembre), Vilcapugio (1 de Octubre) y la definitiva Ayohuma (14 de noviembre) Confiado en su suerte más que por pericia militar es que decidió entrar a los realistas, sufriendo las derrotas consecutivas; así lo reconoció él que obligó al ejército a retroceder a Jujuy, en tanto en distintas zonas del Alto Perú se organizaba la resistencia con guerras de guerrillas dirigidas por Belgrano y a cargo del Comandante Padilla con la misión de reclutar gente, agitar la revolución. También participaba Juana Azurduy esposa de Padilla que operaban al norte de Chuquisaca; Ignacio Warnes operaba en Chuquizaca, actual Santa Cruz de la sierra, Juan Antonio Álvarez de Arenales, en Valle Grande y Misque ,José Camargo en Cinti y el jefe guaraní Pedro Cambay en la Selva de Santa Cruz, que mantendrían en constante rebelión sus respectivos territorios. En Jujuy y Salta la resistencia y guerra de recursos la encabezaba el comandante Miguel Martin de Güemes y sus Gauchos conocidos como los infernales. Belgrano estando muy enfermo otra vez, esperaba el apoyo del Directorio que  iba en su auxilio;  era el coronel José Francisco de San Martin con su cuerpo de granaderos a caballo que venía con orden de reemplazar y arrestar a Belgrano y enviarlo a Buenos Aires por su juicio de lo actuado en el Norte, cosa que San Martin no hizo, es que por medio epistolar había entablado una amistad con Manuel que duró hasta su muerte y donde San Martin a la vista de la realidad comprende que necesita a este hombre para completar la liberación continental de yugo español. Ambos compartían el mismo proyecto de Nación y además tenían los mismos inconvenientes con el gobierno, en cuanto a recomposición del ejército del norte y después con el de los Andes que era el apoyo logístico y político; la cuestión es que por primera vez se ven las caras en la estancia de Yatasto en la confluencia con los ríos Yatasto y Metan propiedad de Don José Pimentel, donde el principal punto que tocan es el problema con Buenos Aires y el centralismo porteño. A vencer o morir por los ideales que ellos compartían. El coronel San Martin parte a Tucumán el 29 de enero, donde Belgrano daba la orden de reconocer a San Martin como Gral. Del Ejército del Norte y Belgrano pasa a revistar como Jefe del Regimiento 1 de Patricios, el nuevo general manda a construir en la ciudad una nueva unidad militar y  comienza con la tarea de reconstrucción e instrucción del ejército. Pese a los sinsabores por retener a Belgrano en sus filas, el directorio obliga a San Martin a enviar detenido a Manuel a Buenos Aires .Ya muy enfermo, al llegar a Santiago pidió su baja del servicio. Cuando llegó a Luján, quedó detenido y a la espera del consejo de guerra.

10) A poco de estar preso, Posadas (Director supremo) da aviso de que Belgrano había sido absuelto de los cargos que se le imputaban respecto de la campaña al Alto Perú. En la primavera de 1814 el gobierno de Buenos Aires envía a Belgrano a una misión diplomática a Europa. Recordemos que la situación europea había cambiado con la Caída de Napoleón en la batalla de Leipicz (conocida como las batallas de las naciones); por el tratado de Valenkay de 1814, Fernando VII volvía al trono, se retiraban los franceses de la península y llegaba la Restauración  para toda Europa. Los reyes volvían a sus tronos, a sus posesiones y privilegios.

También en América se hacían sentir los vientos de la contra revolución y la restauración del antiguo Orden que desconocía los postulados de la revolución francesa. Mientras, en el Rio de la plata, entre marzo y mayo se producen las victorias navales en los combates de isla Martin Garcia y el Buceo en Montevideo, victorias que permitieron completar el Sitio de Montevideo. Sin embargo,el directorio se empeño en acentuar la política centralista de Buenos Aires en beneficio de la burguesía portuaria y hacendados terratenientes de Buenos Aires, en vez de concretar la unidad nacional (como lo había propuesto Belgrano en 1810 en su artículo “Decadencia de las Naciones”). Buenos Aires sabotea continuamente los proyectos de unidad nacional hasta 1862, año en que Mitre consolida el régimen político y económico con la Constitución de 1853. No olvidemos que desde Buenos Aires se persiguió a todos aquellos simpatizantes de las ideas Federales de Artigas (ideas muy bien vistas por San Martín y Belgrano). En 1815 retorna del absolutismo: caen Venezuela y Nueva Granada (actual Colombia); en México cae Morelos en noviembre.

En tanto en Buenos Aires, el congreso dejó de funcionar y su último dictamen fue la creación del directorio controlado por la burguesía porteña y los hacendados a través de su representante Carlos M. de Alvear. San Martin, disconforme con el gobierno por su accionar político, pide la gobernación de Cuyo con el objetivo de preparar desde allí la campaña del cruce de los Andes (plan continental) para derrotar definitivamente al invasor español. Con la envestida de la corona sobre América el gobierno siempre más preocupado por sus interés que por la nación americana, va a ir a buscar una solución a Europa buscando la protección de gran Bretaña, con ese objetivo, había partido Manuel de Sarratea buscando una salida diplomática negociada; tan rápido para los negocios era que ninguno de sus pares liberales y unitarios lo querían y hasta se peleaban por descalificarlo, hasta del mismo Rivadavia que era de su calaña. Cuando llega a Londres en marzo de 1814, Fernando retomaba el trono en España, automáticamente por medio de una nota felicita “al deseado“ y pide entrevistarse con su majestad. Esta sería la línea oficial que seguiría de ahora en más con acuerdo del gobierno, en los meses siguientes y como no podía ser de otro modo serían los intereses británicos lo que empujarían en ese sentido. Es que a Inglaterra le interesaba establecer con España un acuerdo que les garantizara el tráfico comercial tanto las subordinadas como las rebeldes. Claro está que los británicos en función de sus intereses jugaban a dos puntas se aliaban con España contra su principal enemigo Francia (Napoleón) casi derrotado y por el otro un intenso comercio con los independentistas buscaban la dominación a través de la política que les garantizara introducir sus manufacturas y “comercio libre”. El 5 de Julio de 1814 se celebra el tratado comercial entre España e Inglaterra por lo tanto estos enfrían la relación y se manejan con mucha reserva en función de este acuerdo, ahora estaban con España, y así se lo hacían saber al gobierno central.

En tanto el gobierno porteño le hacía saber a España (a Fernando VII) que los actuado hasta ahora era por obediencia debida hacia su majestad, en ausencia, y en rechazo hacia la autoridad que había abusado ilegítimamente de la autoridad soberana, digamos que buscaban ganar tiempo por la gran temida reconquista de las colonias. El directorio ponía sus esperanzas en “los buenos oficios” que interpondría la diplomacia británica. El delirio de Sarratea era nombrar un príncipe de la casa Borbón en el Rio de La Plata.

En este marco, es asignado Belgrano que acompaña a Rivadavia como responsable de la misión diplomática a Europa en septiembre de 1814, Bernardino, sin experiencia como diplomático, su única virtud era ser rico comerciante y tener afinidad y confianza con su par Alvear. La misión encomendada entregar el gobierno a la corona española con jurisdicción en el continente americano, que se someta a normas constitucionales que fijen estos pueblos.

Primero iban a Londres a encontrarse con Sarratea y ahí Rivadavia debía ponerse al tanto de lo que pensaban los ingleses, porque de no prosperar el proyecto con España, ofrecer la coronación a Inglaterra o Francia o Rusia, etc., la que aceptara con preeminencia Inglaterra, debía allanar las dificultades que podría acarrear con la corona Española. Como veremos la aspiración es dar marcha atrás al calendario, a la situación de fines de 1806, el sueño más persistente de Alvear y sus representados (burguesía porteña) con esas instrucciones resumían el pensamiento sinuoso del centralismo porteño. El 28 de Noviembre día de los inocentes viajaban Rivadavia y Belgrano con destino a Londres, llegando el 14 de Enero de 1815. Por su paso por Rio de Janeiro, corazón de intrigas políticas desde 1808, se reúnen con el representante de negocios Ingles, lord Strafford (no olvidemos el emperador de Brasil,  coronado como reino Unido de Portugal, desde la instalación de Don Juan de Braganza y Casado con Doña Joaquina Carlota, hermana de Fernando VII). En realidad Strafford no le abriga muchas esperanzas con la misión que estaban llevando adelante pero si de que ni Inglaterra ni Brasil intervendrían en caso de un escenario de guerra de reconquista. En el caso de los regentes portugueses, rechazaron los pedidos de entrevista y además Joaquina Carlota se mostraba indignada por el ofrecimiento que le había hecho Belgrano de ofrecerle la regencia del Virreinato del Rio de La Plata e incluso le informa a su hermano denunciándolo como intrigante. Sí los recibe el encargado de negocios de España Andrés Villalba, con la mayor diplomacia, en nota a la corte, le informa que lo ve a Belgrano como peligroso, sospechoso e intrigante, de Bernardino dirá que es más bien inclinado a la pacificación y puede sacarse un partido de él, de todos modos aconseja apresarlos y castigarlo, (su estadía fue de dos meses en Rio, a la espera del buque que los trasladara a Londres). Sobre que éramos poco llega el patriota José Manuel García en misión de reunirse con Lord Strafford para ofrecer lisa y llanamente el V. R.P a la corona inglesa, simplemente ése era Alvear y el centralismo porteño, es que a la oligarquía argentina, a lo largo de nuestra historia, sólo le interesaba salvar sus intereses de clase, a tal punto que Belgrano como Rivadavia se enteran de esto por boca de Lord Stranford. La Misión García, es la expresión viva de los sucesores civiles y militares hasta entrados nuestros días.

NOTA AL EMBAJADOR INGLES: Dice don García, Cualquier gobierno es mejor que la anarquía, y hasta el más opresor ofrecerá mas esperanza de prosperidad, que la voluntad incontrolada del populacho. (Belgrano, Felipe Pigna 2016, edit. Planeta).

Suena a civilización o barbarie expresión de “muchos argentinos” mejor dicho de tilingos hoy, porque no fuimos colonia inglesa. En fin como diría el General. Para muestra basta un botón. Concretamente pedía don García la intervención directa (algo que esta caterva que dirigía los destinos de lo que iba ser nuestra nación habían disfrazado de la figura de Director Supremo, cuando en realidad era una dictadura), es que los Alvear veían que poco a poco iban perdiendo la dirección política llegado el año 1820, período que los historiadores llaman “Anarquía del Año 20”….

A todo esto Rivadavia le escribe a Alvear muy molesto, no por la actuación de Garcia en secreto en sí y a tal punto que no estaba enterado, sino por no haber sido tenido en cuenta del negocio con Inglaterra. Ya el servil Alvear tenía varios intentos de entregar las colonias, a su graciosa majestad Británica.

El 16 de Marzo ambos partieron a Londres llegando en mayo de 1815, para reunirse con Sarratea, cuando Manuel siente la irregularidad de estos dos sujetos, Bernardino y Sarratea, da una charla en la que menciona la frase que hiciera famosa un siglo después el Dr. Manzano, ministro del Dr. Méndez, “Yo robo para la corona”. Insisten para que Manuel los acompañe a la city, por orden del gobierno las operaciones debían hacerse por la casa Financiera Wigmare, como estaba previsto no lo hicieron por la casa HULLET HERS y compañía, porque eran los principales socios de Rivadavia en los negocios personales, en su aventura minera entre otros, años más tarde informado al gobierno por Manuel, fechado el 13 de febrero 1816. Cuando Rivadavia renunció al ministerio, viajó a Londres, la financiera Hullet, tomó a cargo del estado de Buenos Aires, 6000 libras como gastos de representación a nombre del Sr. Rivadavia del Empréstito Baring, esto sucedió en 1925 viajando por negocios particulares. En definitiva esta misión fue un fracaso tanto lo hecho por Sarratea como por Rivadavia que incluso fue expulsado de España.

En tanto en Buenos Aires, renunciaba Alvear, reemplazado por Rondeau, disuelto el congreso, Carlos María enemigo de San Martin huye a Rio de Janeiro donde se reunirá con Villalba, representante español para pedirle el perdón de su majestad Fernando VII y como prueba de su lealtad le entregaría un detalle pormenorizado de la defensa del Rio de La Plata.

En conclusión el proyecto del príncipe Borbón en el Rio de la Plata fracasó, Belgrano en su informe descarga toda la responsabilidad en Rivadavia, el proyecto del Reino Unido de la Plata terminó en la nada. El 15 de Noviembre de 1816 Belgrano solo, (su compañeros quedan en Europa), indignado por la bochornsa misión embarca para Buenos Aires.

Cabe señalar que estos hombres de la independencia amantes de los postulados de la revolución Francesa como Belgrano, San Martin, Monteagudo, etc. se manifestaban por una monarquía atemperada, es que estaban formados en las ideas de la ilustración de fines del siglo XVIII siguiendo el pensamiento de Montequieu, veian en la monarquía el modelo de organización y como ilustrados los preocupaba el desborde “del populacho” como llamaban al pueblo y veían en la monarquía Británica el modelo a seguir porque equilibraba los poderes públicos y aseguraba las libertades civiles y el orden, los mismos revolucionarios franceses habían intentado ese camino. En mi opinión así se explica la contradicción de Belgrano en la obediencia al gobierno como con Artigas, justamente su formación lo traicionaba, en 1812  entendía que había que combatir a Artigas para asegurar la unidad nacional. En ese aspecto el general San Martin tuvo una visión más amplia de la realidad en que le tocó vivir, como lo demostró históricamente porque nunca alzó su arma contra un paisano e incluso cuando el gobierno se lo pidiera tanto en 1812 como en 1819, desobedeció al gobierno centralista y para ser honesto el general  tenía cierta simpatía por los federales, no obstante creo que Belgrano fue uno de los cuadros políticos-militares mas claro del proyecto Nacional.

Ya en Buenos Aires, en 1816, Belgrano es nombrado Jefe del ejército de observación con la misión de pacificar las provincias, en Santa Fe alzado en armas por la federación, Estanislao López y Mariano Vera con  el apoyo de Artigas. Belgrano no compartía las ideas federeales, por las misma razón que ya mencioné en la página anterior pero tampoco estaba de acuerdo con un baño de sangre, que al parecía el que mejor le caía al gobierno porteño, por lo cual manda a su segundo al mando, Díaz Vélez a negociar un acuerdo con los santafesinos.

El 9 de Abril, se firma, el acuerdo de Santo Tomé, Cosme Maciel representa a Santa fe; se acuerda  la retirada del ejército porteño de la ciudad y su retroceso más allá del Carcarañá.

El nuevo director supremo, González Balcarce rompe las tratativas con Artigas y le quita el auxilio en plena invasiones portuguesas a la Banda Oriental, por lo tanto el pacto con Santa fe  se rompe. Desde el congreso reunido en Tucumán sale la postura de que Belgrano se haga cargo del Ejército del Norte, San Martin apoya esta postura, ya  preparando en Cuyo el ejército de los Andes. También, se elige al diputado por Santiago, Juan M de Pueyrredón para que se haga cargo como director Supremo.

En 1816 ya instalado en Tucuman,junto con San Martin y con Güemes, Belgrano, forzó al congreso para declarar la independencia y en septiembre se hizo cargo del Ejercito e incluso en la arenga a la tropa ratificó la idea de una monarquía Inca. Compañeros de lucha por afinidad para el proyecto de Nación, Belgrano, como jefe del ejército facilitaría los planes de San Martin y de Güemes, para llegar a la total derrota  de los realistas y sacar del continente a todo español. Belgrano, también como Capitán Gral. Del ejército tenía jurisdicción sobre las provincias, toda fuerza debía actuar a su mando y de todo recurso debía ser  destinado a la defensa, estos Jefes actuaban como amigos y compañeros y además con una fuerte convicción de unidad nacional y de independencia de España, como ya sabemos esto no pasaba en el gobierno centralista que fundamentalmente no quería la unidad nacional y seguía los acontecimientos de lo que pasaba en Europa y esperaba la oportunidad de protección británica, es decir el gobierno actuaba en función de los intereses de los ganaderos y de la burguesía porteña. Claro está que el gobierno pasaba por dos contradicciones: 1°) La guerra civil contra los federales de las provincias litorales independientes,  a las cuales explotaba no cooparticipando la renta de aduana y por el otro con la introducción de productos importados que destruían las industria locales, algunas provincias de la Argentina estaban  sumidas en la miseria y lo 2°) proveer al ejército de los Andes. Para garantizar su dirección política el gobierno traslada el congreso a Buenos Aires, algo que no gustó a nuestros jefes patriotas, en septiembre; la situación política era cada vez más tensa. Pueyrredón fiel representante del gobierno porteño, dejó la Banda Oriental a su suerte y el congreso se convirtió en un eco de los intereses porteños. La principal lucha se centraba contra los “Anarquistas” así llamaban a Los federales. Así se le ordenó a Belgrano, que el ejército más que del Norte, era del centro, fuera  aplicado a la guerra civil, con asiento en Córdoba, ésta se  había transformado en frontera interior, donde Bustos y  Fernández de Cruz operaban  contra Santa Fe  en combinación con González Balcarce desde Buenos Aires. En 1819,  Estanislao López derrota a Viamonte en Fraile Muerto cuando intenta tomar la capital Santafesina y con un armisticio que obliga a las tropas dictatoriales a salir del territorio santafesino y de la provincia de Entre Ríos replegándose a San Nicolás y Santa fe, Corrientes y Entre Ríos mandan diputados para incorporarse al congreso. (Texto citado por Luis Varela, Historia constitucional de la República Argentina).

Belgrano desde Rosario, le comunica a Pancho Ramírez la evacuación del Ejército, con la esperanza que la paz sea duradera y el esfuerzo se ponga en el enemigo principal, España.

En tanto el gobierno dictatorial no le cayó bien  la solución al conflicto, incluso lo ven como una traición de los jefes militares, es decir querían el exterminio de los federales  López, Ramirez, Artigas) y a través del congreso imponer la Constitución Unitaria (1819) centralista y aristocrática que se promulgaría el 25 de mayo de 1819.Repudiada por todo el interior, éste era el principio del fin del Directorio. Con la renuncia de Pueyrredón, el 29 de junio, lo reemplaza Rondeau; el país carecía  de conducción política, al directorio lo único que le preocupaba era el estado rebelión de todas las provincias a tal punto  que el ejercito del Norte se revela en Arequito y sus jefes no acatan más ordenes del Directorio, marchan a Córdoba y reponen a Bustos como gobernador, un golpe de gracia a Rondeau. Se lo llama a San Martin para que baje con el Ejercito de los Andes, por supuesto San Martin no acata la orden, jamás levantaría las armas contra sus paisanos y además tenía cierta empatía con los federales. Todo esto terminaría el 1 de Febrero de 1820 en la Cañada de Cepeda, dando comienzo al periodo que la historiografía llama “La Anarquía del Año 20”.

A todo esto, Belgrano de licencia en Tucumán por su estado de salud deplorable, vuelve y se  traslada a su quinta de San Isidro, víctima de su enfermedad que había contraído en España en su estadio de estudiante en  1793, sífilis y las derivaciones que de esta tuvo. A los 50 años, un 20 de Junio de 1820, nos deja para siempre.

11) La guerra de Zapa o la guerra de guerrilla, llevada adelante por  Martin M de Güemes, Manuel A Padilla con su esposa Juana Azurduy, Camargo y demás caudillos en las llamadas Guerra de republiquetas fue una acción defensiva que consistía en desgastar al enemigo, atacarlo donde más le duele sin que se vea, es decir con la expropiación de ganados, asaltos a patrullas expropiando armamento, sabotenado acciones cotidianas del enemigo, sublevaciones de pueblos, etc. En función del objetivo de independencia.

Ya 1814 el futuro libertador (había entre Belgrano, San Martin y Güemes, una muy buena relación de amistad y respeto) ya le había confiado a Martin el esfuerzo de cuidar las provincias de Salta y Jujuy de las incursiones realistas desde el alto Perú y además apoyar las guerrillas de republiquitas que operaban en los actuales territorios de Bolivia y Perú en la retaguardia del enemigo. El “padre de los pobres”, así lo llamaban a Güemes con su legión de gauchos “los Infernales” llevaba adelante esta tarea, importantísima para la estrategia del Plan Continental desarrollado por San Martin, sobre el alto Perú.

La estrategia era una vez liberado Chile, organizar una expedición sobre Bolivia, para obligar al enemigo a combatir en dos frentes y en lo posible encerrarlo en movimiento de pinza; con vista a esta estrategia, San Martin ve con mucho agrado el nombramiento de Belgrano como lo mejor que tenía América.

* En relación al cuerpo de Granaderos a Caballo, creado por El Coronel San Martin, posteriormente en su reglamento y en homenaje a nuestro querido Gral. San Martin, Jefe de este Regimiento se nombra un Coronel, en la historia de este regimiento del Ejército Argentino nunca un general fue Jefe.

** Curiosidad de la historia: En memorias de Tomas Iriarte, oficial del ejército del Norte. Belgrano.: trataba tanto a oficiales, suboficiales y tropa por igual,  trataba con el mismo rigor  a oficiales y jefes que eran arrojados y recluido en un calabozo como el último soldado. El rigor disciplinario estaba muy bien para la chusma y el populacho (se refería a suboficiales y soldados y al pueblo en general), pero un señor oficial debería ser tratado con otro miramiento.

Como era costumbre de la época los oficiales del ejército eran elegidos por ser de familia pudiente y perteneciente a la gente decente, a decir de ellos. Este pensamiento de superioridad de la oficialidad del Ejército, se extendió durante nuestra historia hasta entrado 1994 (recordar la muerte del soldado Carrasco),quizá por esta razón, hayan pasado hechos como los sucesivos golpes de estado, el genocidio de 1976 o los maltratos, torturas y vejámenes a los combatientes en Malvinas. Quien haya hecho el servicio militar sabe de lo que hablo.

Bibliografia consultada:

Historia Argentina de 1515-1976-Ernesto Palacio (Abeledo – Perrot 1979).

Manuel Belgrano el hombre del bicentenario – Felipe Pigna – (Editorial Planeta 1916).

Revista Caras y Caretas: dossier dedicado a Belgrano. Revista Todo Es Historia Nº 38 edic.1970. De la colección completa que perteneció al Contador Mario Ítalo Argentino Gioia. (La cual conservo y utilizo).

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.