Poesía compañera

hoy Roque Dalton (El Salvador, 1935-1975)

El arte traumatiza la realidad, le abre una herida y ahí aparece la verdad»

Leónidas Lamborghini

Toda forma de expresión que trasmite una definición, es una expresión cargada de ideología.

La poesía, al definir, es ideológica más allá de los propósitos del poeta. Por lo tanto la intencionalidad ideológica de una expresión poética puede estar puesta por el sujeto que escribe o el sujeto que lee y recrea.

La palabra, en cuanto expresa una idea, un concepto, una definición siempre construye sentido. Que sea o no un cuchillo que rasga la realidad es una decisión de quién la enuncia.  Al poeta le cabe rescatarla, al decir de Jorge Luis Borges:

«La palabra habría sido en el principio un símbolo mágico, que la usura del tiempo desgastaría. La misión del poeta sería restituir a la palabra, siquiera de un modo parcial, su primitiva y ahora oculta virtud. Dos deberes tendría todo verso: comunicar un hecho preciso y tocarnos físicamente, como la cercanía del mar.»

(Prólogo de la Rosa Profunda)

https://www.poeticous.com/borges/la-rosa-profunda-prologo?locale=es

La palabra como herramienta y como llave para cambiar realidades, para abrir mundos. La palabra como poesía que nos habilita.

“A mí un verdulero me dijo: ‘Lambor, ¿qué es la poesía?’; y yo le dije: ‘Esto que pasa cuando entramos a joder y yo le pido, y usted me atiende, y le digo que estas manzanas y estas frutas son joyas, y usted me lo admite’. Es una recreación del mundo, tiene ese poder. La poesía es un pájaro del asombro, lo ves, está al lado tuyo, y te atrae, está vigilando.”

Leónidas Lamborghini  en una nota de Silvina Friera para Página 12

https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/17-19064-2010-08-25.html

Poesía Compañera es aquella que rescata esa magia y nos permite el azoramiento.

Es un mazazo que nos enmudece y nos maravilla.

Nos enuncia, nos compele, nos da entidad colectiva frente a un horizonte de individualismo disgregador. Nosotros y nosotras, la gente de a pie, cada tanto recogemos una de sus frases y la llevamos hecha un boyo de papel en el fondo del bolsillo.

ROQUE DALTON

Los cajones del escritorio, las carteras, las agendas, están llenos de pedacitos de papel cargados de frases. En esta época de memoria digital que no se tome como un anacronismo. Son artesanales homenajes a poetas que me dejaron boqueando entre la maravilla y el descubrimiento. Algunos me siguen desde los veintitantos años y sobreviven a las purgas de limpieza, que cada tanto perpetro, por lealtad.

Los peronistas tenemos ese no se qué de lealtad imperecedera como forma de vida. ¿Cómo tirar la frase de Fernando Ulloa que me justificó en una tarde de lluvia? ¿o la de Roberto Bolaño?

Joaquín Sabines, el mexicano, fue volante que mis compañeros, generosos me ayudaron a repartir en la esquina de Sarmiento y Pellegrini junto al voto por los Fernández.

Y a Dalton, desde que nos encontramos,  lo llevo a todos lados. En volantes, en fotocopias, en cuadernos…

Yo, como tú,
amo el amor, la vida, el dulce encanto
de las cosas, el paisaje
celeste de los días de enero.

También mi sangre bulle
y río por los ojos
que han conocido el brote de las lágrimas.

Creo que el mundo es bello,
que la poesía es como el pan, de todos.

Y que mis venas no terminan en mí
sino en la sangre unánime
de los que luchan por la vida,
el amor,
las cosas,
el paisaje y el pan,
la poesía de todos.

(Yo como tú)(1)

Cuando uno googlea (2) internet nos dice que Roque Antonio Dalton García nació en San Salvador e1 14 de mayo de 1935 y que aparece muerto cerca de Quezaltepeque en 1975, que es un poeta salvadoreño cuya obra tuvo una participación destacada en la renovación de las letras latinoamericanas de la década del ’60.

Pero no te advierte que la poesía de Dalton te enuncia, te obliga a descubrirte como sujeto de deseo, como corazón que ama y tiene miedo,

El corazón sin tus manos
es mi enemigo en el pecho.

(odiar el amor)(3)

como cuerpo que resiste, lucha y se entrega.

Encomiendo a tu cuerpo,
a tus secretos dones adversarios,
a tu manera de mirarme,
a tu brutal huída,
a tu tenaz ofrecimiento inacabado,
a tus ansias de amar que me adivinan
como un soldado atónito
encomiendo a tu sangre apresurada;
a tu total medida
que me deja el abrazo sin lugares

todo mi amanecer futuro y mi sonrisa,
todo mi amar al hombre colectivo
toda mi floración de fuego que combate
mi lugar en la cumbre indispensable
y mi altiva raíz.
Todo te lo encomiendo.

(La Misión, fragmento)(4)

Si en el ciberespacio se tuvo suerte tal vez pueda leerse que fue un luchador que empuñó las armas y la pluma para defender los derechos populares en una Centroamérica avasallada. 

En El Salvador la violencia no será tan sólo
la partera de la Historia.

Será también la mamá del niño-pueblo,
para decirlo con una figura
apartada por completo de todo paternalismo.

Y como hay que ver la casa pobre
la clase de barrio marginal
donde ha nacido y vive el niño-pueblo
esta activa mamá deberá ser también
la lavandera de la Historia
la aplanchadora de la Historia
la que busca el pan nuestro de cada día
de la Historia
la fiera que defiende el nido de sus cachorros
y no sólo la barrendera de la Historia
sino también el Tren de Aseo de la Historia
y el chofer de bulldozer de la Historia.

Porque si no
el niño-pueblo seguirá chulón
apuñaleado por los ladrones más condecorados
ahogado por tanta basura y tanta mierda
en esta patria totalmente a orillas del Acelhuate
sin poder echar abajo el gran barrio fuerteza cuzcatleco
sin poder aplanarle de una vez las cuestas y los baches
y dejar listo el espacio
para que vengan los albañiles y los carpinteros
a parar las nuevas casas.

(La Violencia Aquí (5)

Los ensayos y artículos que iba publicando le permitieron mantenerse y viajar también, unas veces por motivos periodísticos y otras por activismo político, a las Repúblicas de Vietnam y Corea, y a numerosos países europeos y sudamericanos.

En 1967 abandonó el Partido Comunista hasta que, en 1973, regresó a El Salvador para alistarse en las filas del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), donde tomó el pseudónimo guerrillero de Julio Delfos Marín. Por oscuras razones fue perseguido, juzgado y ejecutado por sus propios compañeros de armas, quienes dejaron su cuerpo tirado en un descampado y fue despedazado por animales salvajes.

Pero ya no habrá tiempo de llorar.

Ha terminado
la hora de la ceniza para mi corazón.

Hace frío sin ti,
pero se vive.

(Y sin embargo amor, fragmento)(6)

Pero no terminemos con esa imagen injusta de Dalton, leamos como lo recuerda el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal:

«Roque Dalton yo lo recuerdo riendo. Flaco, de un blanco pálido, huesudo, narizón como yo, y siempre riendo. No sé por qué siempre te recuerdo riendo, Roque Dalton. Un revolucionario reidor. No es que los revolucionarios sean especialmente serios ni mucho menos, pero es que él era un revolucionario especialmente reidor. Se reía en primer lugar de él mismo. Se reía de cosas ridículas de El Salvador, y siempre estaba hablando de El Salvador y es que quería muchísimo a su país, Pulgarcito. Se reía de la burguesía salvadoreña naturalmente, y nos hacía reír a todos. Se reía de los jesuitas con los que se había educado y en cuyo colegio había «perdido la fe» (también se reía de esta expresión) para entrar al Partido Comunista y también se reía de cosas de su Partido Comunista (pero de todos modos era su partido).»

Y dejemos que el Dalton poeta nos hable a través de una entrevista que le hace Mario Benedetti para la Revista Marcha después de ganar el certamen Casas de las Américas en 1970 (7)

Mario Benedetti: ¿Cómo caracterizarías la trayectoria de tu poesía?

Roque Dalton: Al igual que un gran número de poetas latinoamericanos de mi edad, partí del mundo nerudiano, o sea de un tipo de poesía que se dedicaba a cantar, a hacer la loa, a construir el himno, con respecto a las cosas, el hombre, las sociedades. Era la poesía-canto. Si en alguna medida logré salvarme de esa actitud, fue debido a la insistencia en lo nacional. El problema nacional en El Salvador es tan complejo que me obligó a plantearme los términos de su expresión poética con cierto grado de complejidad, a partir por ejemplo de su mitología. Y luego, cierta visión del problema político, para la cual no era suficiente la expresión admirativa o condenatoria, sino que precisaba un análisis más profundo. Esto me obligó a ir cargando mi poesía de anécdotas, de personajes cada vez más individualizados. De ahí provienen ciertos aspectos narrativos de mi poesía, aunque, llegado a determinada altura, tampoco resultaron suficientes y debieron ser sustituidos por una suerte de racionalización de los acontecimientos. Viene entonces mi poesía más ideológica, más cargada de ideas.

MB: Por los fragmentos que conozco de tu libro, y por lo que ahora me cuentas, veo que podría ser considerado como poesía comprometida. Ahora bien, ¿qué sentido le das al compromiso?
RD: Me parece que para nosotros latinoamericanos ha llegado el momento de estructurar lo mejor posible el problema del compromiso. En mi caso particular, considero que todo lo que escribo está comprometido con una manera de ver la literatura y la vida a partir de nuestra más importante labor como hombres: la lucha por la liberación de nuestros pueblos. Sin embargo, no debemos dejar que este concepto se convierta en algo abstracto. Yo creo que está ligado con una vía concreta de la revolución, y que esa vía es la lucha armada. A este nivel, entiendo que nuestro compromiso es irreductible, y que todos los otros niveles del compromiso teórico y metodológico de la literatura con el marxismo, con el humanismo, con el futuro, con la dignidad del hombre, etc., deben discutirse y ampliarse, a fin de aclararlos para quienes van a realizar prácticamente ese compromiso en su obra y en su vida; pero en nosotros, escritores latinoamericanos que pretendemos ser revolucionarios, el problema del compromiso de nuestra literatura debe concretarse hacia una determinada forma de lucha.

MB: Está asimismo tu inserción en la poesía latinoamericana actual. Alguna vez escribí que había dos familias de poetas latinoamericanos, la familia. Neruda y la familia Vallejo. ¿A cuál de ellas sientes que perteneces?

RD: Mira, yo quisiera ser uno de los nietos de Vallejo. Con la familia Neruda no tengo nada que ver. Hemos roto nuestras relaciones hace tiempo. De todos aquellos que surgimos impulsados por el clima de Vallejo (aunque a esta altura no sé si quedará algún rastro en nuestra expresión formal), descarnado y humano, me siento cerca de poetas latinoamericanos como Juan Gelman, Enrique Lihn, Fernández Retamar, Ernesto Cardenal.

MB: Y aparte de los latinoamericanos, ¿cuáles son tus poetas mayores?

RD: Tal vez un grupo de poetas franceses, muy disímiles entre sí. De cada uno he tomado algo. Pienso en Henri Michaux, Jacques Prevert, y (a pesar de que nadie me crea) Saint John Perse. Los leí casi simultáneamente y ejercieron una notable influencia sobre mí. También algunos poetas de lengua inglesa, como Eliot o Pound. Sin embargo, creo que mi poesía, sobre todo a partir de El turno del ofendido, se nutrió de otros géneros en mayor grado que de la poesía. Por ejemplo: la novela, el cuento, y hasta el cine. Conscientemente traté de propiciarme climas generadores de una actividad poética.

MB: Una última pregunta. Es frecuente que en entrevistas como ésta, se concluya por preguntarle al entrevistado qué consejos daría a los escritores jóvenes. Pero yo quiero salir de esa rutina, y más bien me gustaría saber qué consejos les darías a los escritores viejos.
RD: No soy amigo de dar consejos. Pero ya que me lo preguntas, me permitiría aconsejar a los escritores viejos sólo dos cosas. A los que puedan, que rejuvenezcan lo antes posible; a los que sean honestos, que sigan siéndolo, ya que de ese modo nos seguirán enseñando…

(1) https://www.poemas-del-alma.com/roque-dalton-garcia-como-tu.htm

(2) https://www.poemas-del-alma.com/roque-dalton-garcia-odiar-el-amor.htm

(3) Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). Biografia de Roque Dalton. En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de https://www.biografiasyvidas.com/biografia/d/dalton_roque.htm el 6 de junio de 2020.

(4) https://accidentalidades.blogspot.com/2012/06/tu-mision.html

(5) https://www.poemas-del-alma.com/roque-dalton-garcia-la-violencia-aqui.htm

(6) https://soyliterauta.com/hace-frio-sin-ti-pero-se-vive/ (7) http://www.agenciapacourondo.com.ar/cultura/entrevista-de-mario-benedetti-roque-dalton

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.