Soledad, 35 años, arquitecta

Los primeros días de encierro fueron de mucha incertidumbre Lo que dispara la ansiedad de manera extrema. Ahora es como si tuviéramos síndrome de Estocolmo y uno se amiga con la situación.

Di cosas por sentado, afectivamente hablando, cada día que pasa es un día menos del cara a cara, del viento, el abrazo clandestino ahora es delito.

El temor pasa por la salud de los míos, el sentirme desamparada en ese aspecto,  me afecta. Económicamente estamos gastando en comida y acá hubo un recorte de sueldo en el trabajo de mi marido. Mi trabajo particular en un estudio está casi paralizado; así que por más que necesite comprar otra cosa sólo gasto en comida. Mi sueldo como docente en un terciario con pocas horas cátedra se ha convertido en moneditas y hay cosas que pagar así que seguiré comprando comida nada más, soy una privilegiada. No creo que muchas familias la pasen mejor.

¿Qué espero de la política?, activación de la economía y consumo. En este momento, se han reducido drásticamente los ingresos, sólo alcanza para comer e impuestos y en muchos casos para nada, que los puestos de trabajo se mantengan.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.