Una lucha que fue y será colectiva

Foto
Joana Maldonado

Pasaron ya 44 años del golpe militar de 1976. Golpe que produjo 30.000 desaparecid@s, miles de pres@s polític@s, exiliad@s, censura en la cultura y el periodismo, exilio interno, crisis económica, la guerra de Malvinas, y todas las consecuencias que esas y otras medidas nos trajeron, incluida la autoamnistía para los genocidas.

Rosario fue una ciudad sitiada. El país estaba sitiado. Y nosotr@s jóvenes militantes, nos preguntábamos qué hacer, cómo resistir esa represión inusitada, junto a nuestro pueblo.

Hasta hacía poco tiempo, íbamos a la facultad, nos reuníamos, salíamos, leíamos libros, íbamos al cine. Y de pronto ya no pudimos vernos más, ni compartir nuestras horas con nuestros compañer@s.

En septiembre de 1976 secuestraron y desaparecieron a mi hermana Miriam Moro, y a su esposo Roberto De Vicenzo, militantes peronistas de Montoneros. En mayo del 77 fuimos secuestrados mi marido Juan Cheroni, su hermano Hugo, su mujer Stella y yo, y llevados al Servicio de Informaciones, el centro clandestino más grande de nuestra provincia. A los 11 días nos dejaron libres, y sólo mi cuñado Hugo quedó detenido en el lugar y luego fue trasladado a Coronda.

Much@s no nos queríamos dar por vencid@s. Resistían los presos y las presas políticas en las peores condiciones, l@s exiliad@s denunciando lo que pasaba en país, l@s trabajadores, y l@s militantes populares. Y también los Organismos de Derechos Humanos.

Y así empecé a militar en Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas. Creo que esa lucha en conjunto con otr@s familiares a los que le pasaba lo mismo que a nosotr@s nos fortaleció y nos permitió salir adelante. Y ya en democracia, en 1985, las Madres se independizan y forman su propia organización, y yo me integré al frente de apoyo.

Ahora que ya quedan muy pocas, y no pueden ir los jueves a la plaza, donde se reencontraban con sus hij@s, la Ronda de Madres de Plaza 25 de Mayo sigue, como ellas nos pidieron. No vamos a dejar ese lugar simbólico, seguiremos levantando sus banderas, y su ejemplo de dignidad y resistencia.

Y como lo dejaron escrito en la última publicación que pudieron realizar: “Dejamos de ser Madres de uno y pasamos a ser Madres de todos, nuestra lucha fue y será colectiva”.

Hasta siempre queridas Madres.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.