Mario Abdo al borde del juicio político

Paraguay

Sin dudas, uno de los hechos más relevantes que tuvo la nación guaraní en este 2019 fue la turbulencia política que surgió luego del escándalo por un acuerdo secreto sobre el reparto de la energía producida por la represa hidroeléctrica de Itaipú –la más grande del mundo en cuanto a producción y la segunda en cuanto a potencial-. Este suceso no solo tuvo eco en Paraguay, sino que también impactó en el gobierno de Bolsonaro como veremos más adelante.

El 24 de mayo, Hugo Saguier Caballero (Embajador paraguayo en Brasil) y Pedro Miguel da Costa e Silva (Secretario de Negociaciones Bilaterales y Regionales en las Américas del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil) firmaron un acta bilateral que estipulaban nuevos términos en la comercialización de la energía producida por Itaipú. Sin embargo estas negociaciones se llevaron a cabo sin el conocimiento de otros actores públicos. 

…firmaron un acta bilateral que estipulaban nuevos términos en la comercialización de la energía producida por Itaipú. Sin embargo estas negociaciones se llevaron a cabo sin el conocimiento de otros actores públicos.

Itaipú produce una determinada cantidad de energía “segura y garantizada” y también energía adicional. Esta última es de menor precio que la garantizada. Al ser Paraguay un país que demanda muchísima menos energía que su vecino Brasil, puede asegurarse para su abastecimiento de lo producido adicionalmente por Itaipú. Esto no cayó para nada bien en Brasilia, que demandó a Asunción por una mayor contratación de la energía garantizada, lo que haría que Paraguay tuviese que pagar al menos 250 millones de dólares más por la energía consumida pudiendo ser este monto aumentado a futuro. Fue esta la postura que triunfó en las negociaciones mencionadas en el párrafo anterior.

El titular de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE, Empresa pública paraguaya encargada de distribuir y transmitir electricidad), Pedro Ferreira, se negaba a firmar este acuerdo y por ello le fue solicitada su renuncia al frente del organismo, lo cual finalmente ocurrió el 24 de Julio de 2019. Fue nombrado en su lugar Alcides Jimenez. Sin embargo, tras la dimisión de Ferreira, salió a la luz el Acta bilateral suscrita firmada en Mayo, lo que provocó una crisis en el gobierno paraguayo. Producto de esta situación renunciaron a su cargo el canciller paraguayo Luis Castiglioni, el embajador en Brasil Hugo Saguier Caballero, el nuevo titular de la ANDE Alcides Jimenez, ya que formó parte de la asesoría técnica paraguaya en la firma del Acta, y el director paraguayo de Itaipú Binacional, José Alderete.

El clima se tornó denso y el presidente de la república Mario Abdo y su vicepresidente estuvieron al borde de ser destituidos por la vía del juicio político, dicho mecanismo había sido usado nada más que apenas siete años atrás cuando fue destituido de su cargo Fernando Lugo.

Pero eso no fue todo. En el clima de renuncias y apartamientos de cargos hubo protestas en las calles de Asunción por parte de la ciudadanía dada la cuestión patriótica y soberana que implicaban estos sucesos. El clima se tornó denso y el presidente de la república Mario Abdo y su vicepresidente estuvieron al borde de ser destituidos por la vía del juicio político, dicho mecanismo había sido usado nada más que apenas siete años atrás cuando fue destituido de su cargo Fernando Lugo. Las dos principales fuerzas de oposición al Partido Colorado, el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y el Frente Guasú oficializaron su postura de emprender el juicio político aunque no contaban con los votos suficientes en ninguna de las dos cámaras del Congreso paraguayo por lo que la palabra final estuvo en manos de la interna del Partido Colorado. El Movimiento Honor Colorado, facción interna del partido gobernante liderada por el expresidente Horacio Cartes, estuvo a punto de sumarse al pedido de destitución pero finalmente desistió y la moción no prosperó ya que sin ellos no se alcanzaba a llegar a la cantidad necesaria de votos para iniciar y aprobar el juicio político. La razón por la cual se expresó oficialmente la postura definitiva fue que tanto desde Asunción como desde Brasilia dejaron sin efecto el Acta suscrita en Mayo de este año.

Este suceso dejó al menos dos cosas en claro, que Itaipú es asunto nacional y que el pueblo paraguayo no está dispuesto a tolerar imposiciones desfavorables, más aún en un país donde      subsiste en la memoria la Guerra de la Triple Alianza. Por otro lado, que la escena política del país vecino está sujeta en gran parte a la interna del Partido Colorado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.